Por: Cartas de los lectores

Sobre una entrevista

La entrevista de Cecilia Orozco del día domingo resulta iluminante, no sólo por haber “descubierto la cultura de Andrés Jaramillo”. El descubrimiento aparece velado y, por tanto, arriesga inducir al error.

La denominada “cultura machista” del colombiano medio (tanto como ocurre con la de otros pares latinoamericanos) no es un fenómeno abstracto.

Ella está colonial y republicanamente atada hasta el tuétano a la cultura católica. Y ha sido inoculada, activada y mantenida por un aparato de poder que se llama Iglesia católica. Una iglesia que se caracteriza, por excelencia, como opresora de la condición femenina no sólo con la leyenda de Eva que las hace aparecer a ustedes como las que trampearon a Adán con la manzana, sino que desde allí ha involucionado hasta impedir que las mujeres tengan algún papel distinto del servil en el aparato vaticano.

Y así como lo propone también en abstracto la directora de Casa de la Mujer, que la mujer en esta sociedad tiene baja representatividad política y baja remuneración relativa, es el género que resulta asesinado, violado, victimizado y revictimizado por su misma condición, pero ello no se explica en abstracto porque induce a errar.

Se trata entonces de que el problema más grave no lo tiene el ocasional sujeto Andrés Jaramillo, sino lo tenemos todos los deculturizados por la catolicidad, castrados como estamos tácticamente para que, como en este caso, se salen de madre las peores expresiones de los valores que se derraman desde iglesias y colegios, hacemos como el ladrón que, una vez cometida su fechoría, grita señalando hacia otra parte: “¡Atrapen al ladrón!”.

Convendría por tanto, en este como en tantos otros casos, el del procurador incluido, seguir el sapiente consejo de Escalona cuando invitó a que en la búsqueda de la perdida custodia de Badillo, fuera saludable “empezá del cura pa´bajo a requisá”.

Lo demás son aspavientos.

 

Bernardo Congote. Organización Colombia Amada.

 

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

El malestar en Francia e Inglaterra

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

No es la universidad, es la educación