Conversatorio de Colombia 2020

hace 4 horas
Por: Mario Morales

Solidarios por naturaleza

Está equivocado Bob Ainsworth, el funcionario del Reino Unido, al afirmar que los colombianos somos violentos por naturaleza. Se nota que no conoce nuestro talante. De haberlo hecho, hubiese concluido que nuestros compatriotas, más si están cerca de la cosa política, son solidarios por vocación.

Aquí hasta los más connotados (y más ocupados) profesionales no dudan en sacar tiempito  para  trabajo voluntario y aportar a  los intereses superiores de la patria.  Como la eminente abogada Clara María González, quien ha repetido que asesoró, sin cobrarle un peso, a Yidis Medina en el proceso por pérdida de investidura que adelantaba la Procuraduría en el 2004.

Lo mismo acaba de decir  el jurista Álvaro Montoya Flórez, generoso por partida doble. Sin  pensar en el vil metal, decidió ayudar a su colega González y a la misma Yidis. ¡Qué buena onda!, como diría un programa televisivo.

Similar generosidad defendió el canciller Araújo, cuando su hijo Luis Fernando prestaba asesorías a la embajada en     Washington sin que costaran un  peso al erario, como no le cuestan las actividades del consejero José Obdulio Gaviria.

La lista de patriotas desprendidos sería interminable; aunque no faltarán voluntarios para completarla. Pero, para evitar suspicacias, que no faltan,  deberían inscribirse en DanSocial, la entidad que regula el trabajo solidario según ley reglamentada en 2005 y firmada, entre otros, por el ministro de Protección, Diego  Palacio, y el ex ministro del Interior Sabas Pretelt, los dos hoy, vaya paradoja, en medio de los dolorosos y urgidos de solidaridad. ¿Hay voluntarios?

ww.mariomorales.info

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Diez razones, 100 días

Esos oscuros intereses

Somos mayoría

No los toman en serio

Constructores de ruinas