Por: Juan Carlos Gómez

Solos en medio de la ciberguerra

El ataque informático a nivel mundial del viernes pasado es devastador, no tanto por el daño que causó sino porque deja claro que en la ciberguerra ni siquiera están a salvo las entidades públicas, los operadores de telecomunicaciones o las grandes corporaciones. Tampoco sirven las armas del país más poderoso del mundo; los hackers esta vez utilizaron una “ciberarma” secreta que le robaron a la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos y pasarán muchos meses antes de saber quiénes fueron los culpables.

Hace 20 años, cuando internet empezó a masificarse, dijeron que seríamos felices cuando estuviésemos conectados a la red (“we are the net”, cantaban). Ahora que todos somos esclavos de la red, la promesa es que en los siguientes 20 años también lo estarán todas las cosas.

Desde el viernes, los medios se inundaron de recomendaciones para que los ciudadanos del común aprendamos a protegernos de los ataques a nuestros computadores personales. No es tan sencillo: todos los trucos para defendernos requieren que un experto en sistemas nos ayude, salvo uno sencillo que ya puse en práctica: cubrir con una cinta la webcam.

Muchos no tienen ninguna razón para quejarse, pues a través de las redes sociales entregaron hace rato su privacidad, además de la que nos roban permanentemente sólo por el hecho de navegar en internet.

Frente a este despojo de la privacidad, las normas jurídicas se quedaron cortas. La mayoría son babosas declaraciones de principios a la hora de la verdad.

Es una paradoja: Mark Zuckerberg, que en apenas unos pocos años se volvió multibillonario gracias a los datos de sus 1.000 millones de amigos, está comprando las cuatro propiedades que rodean su casa en Palo Alto, sólo para proteger su privacidad. Dicho sea de paso, parece que es en serio el chiste de que el jefe de Facebook quiere ser presidente de su país.

Cambiando de tema: más que nunca, Colombia necesita unos periódicos fuertes para enfrentar con éxito la amenaza de los “nuevos medios”. Por las batallas por venir, es un acierto la designación de Werner Zitzman al frente de Andiarios. @jcgomez_j

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Gómez

La ETB tiene futuro

“La corrupción de los mejores es la peor”

4, 5 y 6; blanco seguro

Recordando a Roosevelt

Sin leyes para el futuro