Por: Yohir Akerman

Soy correcto, no corrupto

El ministro de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria, en un foro sobre los costos de la medicina realizado en abril de 2014, dijo que el país tenía que preguntarse por qué aumentaron en los últimos años los costos de los tratamientos de hemofilia que asumía el Estado. El incremento era del 600%.

La respuesta rápida es porque en la costa se robaron esa plata. El caso de Córdoba ya es bien conocido y la justicia está tomando sus cartas en el asunto, pero la investigación del escándalo en Bolívar parece que ha estado enredada. Aquí va la historia.

El 14 de diciembre de 2014, la Contraloría General de la Nación le envió un informe de auditoría al gobernador de Bolívar de ese entonces, Juan Carlos Gossaín Rognini en el que reportó que encontró varios hallazgos fiscales, disciplinarios y penales sobre el gasto de recursos departamentales para atender a 96 pacientes de hemofilia.

Según la investigación de la Contraloría, el departamento de Bolívar pagó a IPS que no existían la suma de 25.456 millones de pesos. Una platica. (Ver Informe)

Por esos hechos en abril de 2015 se corrió traslado al Fiscal Eduardo Montealegre y al Procurador Alejandro Ordóñez Maldonado, para que estos entes de control determinaran la responsabilidad del gobernador Gossaín Rognini en el desfalco. (Ver Traslado)

Aquí es donde se pone buena la cosa.

La Fiscalía de Montealegre no se pronunció nunca sobre estos hechos, y posteriormente el caso pasó a la unidad anticorrupción dirigida por Luis Gustavo Moreno.

Como lo publicó La W Radio, el exfiscal anticorrupción Moreno, hoy preso por corrupción, tuvo más de 50 visitas a la oficina del Representante a la Cámara por Bolívar, Hernando Padauí. (Ver Control de Visitantes)

Padauí es colega, cercano y muy amigo del exgobernador Juan Carlos Gossain. Vaya, vaya, vaya.

Ahora bien, por el lado de la Procuraduría la cosa no es muy diferente. Para empezar, la Procuraduría Segunda Delegada para la Contratación Estatal de Bolívar dictó auto inhibitorio, basado en que la Procuraduría regional de Bolívar abrió una investigación sobre los mismos hechos. (Ver Auto)

Eso es irregular ya que las regionales no son competentes para investigar a los gobernadores del país, y por eso esa procuraduría regional trasladó el caso a Bogotá desde junio de 2015. Ahora lo tiene la Procuraduría Primera Delegada para la Contratación Estatal. (Ver Procuraduría)

El caso no se movió durante años sobre todo por la relación de Gossaín Rognini con el destituido procurador Ordóñez Maldonado.

Eran tan afines estos dos que el 13 de Agosto de 2014, el entonces Procurador Ordóñez y el gobernador de ese momento de Bolívar Gossaín Rognini, lanzaron el proyecto “Cultura de la legalidad y la integridad para Colombia - CLIC”. (Ver Foto)

El programa buscaba que todos los funcionarios de las administraciones se ciñeran a los parámetros de rectitud, transparencia, buena conducta y honorabilidad a la hora de cumplir sus funciones, con el lema: “soy correcto, no corrupto”.

Pero la cosa no para ahí.

El exgobernador organizó en junio de este año una cumbre política sobre varios temas en los que se incluían el marketing político, la “postverdad”, noticias falsas, reputación online, crisis de gobierno, participación ciudadana y prácticas electorales. Uno de los conferencistas invitados por Gossaín Rognini fue el destituido Ordóñez Maldonado, seguramente por su talante para hablar de la postverdad o de las prácticas electorales.

Sin embargo, el vínculo más estrecho entre Ordóñez Maldonado y Gossaín Rognini es el señor Orlando Lineros Velasco, concuñado del destituido procurador Ordóñez y contratista en febrero de 2015 del departamento de Bolívar cuando Gossaín Rognini era el gobernador. (Ver Contrato)

Ya sin los señores Moreno y Ordóñez en esas entidades, es necesario que se reactiven esos procesos en la Fiscalía y la Procuraduría sobre el cartel de la hemofilia en Bolívar, para demostrar si Gossaín Rognini es correcto y no corrupto, o más bien corrupto e incorrecto.

@yohirakerman

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

Los estudios del monarca

El busto del rey

El rey de la contratación

La desnutrición como negocio

De apartamentos y haciendas