Por: Gonzalo Silva Rivas

Su mejor negocio

La semana pasada hice referencia al tema a raíz de una circular de la Superindustria que exige a los establecimientos para el consumo de alimentos y bebidas fijar avisos en sus entradas, cartas y listas de precios —además de notificación verbal al cliente— sobre la voluntariedad de la propina.

Recibí diversos correos electrónicos de lectores, la mayoría de ellos severos críticos del pago de este reconocimiento, que lo perciben como parte de un negocio de los empresarios para sustituir o mejorar los bajos salarios a sus trabajadores e incluso para convertirlo en flujo de caja menor.

Algunos la consideran un impuesto abusivo que se suma al IVA; otros, una obligación por lo vergonzoso que resulta sacarle el cuerpo, y no están ausentes las denuncias de quienes han sido víctimas de comportamientos casi extorsivos para exigir su pago. Sin embargo, vale reiterar que la propina no es imperativa como lo presumen varios corresponsales, y que además puede rechazarse después de expedida la factura de venta si el cliente no fue advertido de la misma.

La propina no es un compromiso, sino una cortesía entregada a gusto por un servicio prestado, en el que se consideran la atención y la calidad de lo consumido e incluso el ambiente y el entorno locativo. Debe ser parte de una cultura de recompensa al esmero y a la excelencia, pero lo que no puede admitirse es que se la tome como obligación o se la asuma como limosna.

Para nadie es secreto que en el servicio de las bebidas y comidas existen propietarios de establecimientos informales que abusan de sus clientes y empleados pues no sólo demandan sino que se apropian de estos dineros y colocan en la picota pública a reconocidos restaurantes, bares o griles que basan su prestigio en el servicio y la legalidad. Acodrés capacita y sensibiliza a dueños y empleados para hacer de las empresas afiliadas ejemplos de calidad, competitividad y emprendimiento, aunque al final de cuentas todas terminan cargando con el lastre de tanto vivo inescrupuloso que se salta la legalidad. Es a éste a quien se debe denunciar ante la Superintendencia.

El rechazo no es a la propina, sino a los negocios que quieren hacer de ella su mejor negocio.

[email protected]
 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Gonzalo Silva Rivas

Más allá de Rusia 2018

Montaña rusa

Vecinos y socios

Piratas de la política

Votos o balas