Por: Iván Mejía Álvarez

Suéltelos, Jorge Luis

El diagnóstico es archiconocido, requetesabido, por lo tanto gastarle más tiempo al dictamen carece de sentido. La selección no tiene gol. Basta mirar los números de la eliminatoria y allí está todo.

Lo importante es mirar el por qué no hay gol, cuál es la causa primaria para que se requiera de una jugada con pelota quieta, tipo Bustos, para poder arreglar una eliminatoria que todavía se lleva encarrilada, pero que depende fundamentalmente de los próximos partidos si se quiere soñar con los ojos abiertos en el camino hacia Suráfrica.

Existen tres motivos fundamentales para que un equipo no tenga gol: 1. Que los delanteros sean malos, que no tengan definición. 2. Que a los delanteros no les llegue nunca la pelota limpia para que ellos hagan su trabajo, es decir, que la tarea de armado sea deficiente. 3. Que el planteo táctico sea tan estrecho, tan cerrado, que se limiten las alternativas ofensivas y el colectivo esté más encaminado a cumplir con la táctica y carezca de transiciones estratégicas hacia el ataque.

En el primer caso, los hechos demuestran que Rodallega, Falcao, Wason, Perea, Dayro Moreno, Tressor Moreno, son buenos jugadores y cumplen con su misión de hacer goles en el extranjero. Todos ellos son figuras permanentemente, semana a semana, en países con alto nivel competitivo. Ellos son goleadores afuera, rodeados por otra gente, con otros esquemas.

En cambio, para adelantar a la segunda posible causa del déficit ofensivo de la selección, el armado deja muchísimas dudas. Los dos creativos son inconstantes, ‘laguneros’, fácilmente marcables  y quien revise los partidos de la selección encontrará que la tarea de armado ha sido muy deficiente. Giovanny es jugador de partidos fáciles, de partidos cómodos, que se luce cuando su equipo va ganando y él puede hacer ‘firuletes’ y juegos artificiales para la tribuna que se encadila fácilmente con  sus bobadas. Macnelly anda horrible en Chile.

Y si a los dos creativos los ponen a jugar a 50 metros del arco rival, cumpliendo tareas de marcaje y de ayudas tácticas a los volantes de recuperación, esa pelota no llegará nunca clara a los de adelante. Pinto juega con dos volantes externos que poco o nada aportan en materia atacante. Por lo tanto, Colombia no ataca bien por el centro y tampoco por los costados.

Para decirlo bien claro: Colombia no tiene gol porque no tiene quién lleve limpia la pelota a los de arriba y esa misión tienen que cumplirla los creativos y los volantes por fuera, amarrados a una misión táctica defensiva que les alarga el campo y les hace jugar lejos del foco.

Jorge Luis, hay que soltarlos un poco si quiere ganar en Bogotá. A punta de empates y sólo táctica, Suráfrica queda lejos.

35168

2008-08-29T23:54:00-05:00

column

2008-08-30T22:00:13-05:00

ee-admin

none

Suéltelos, Jorge Luis

22

2797

2819

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Última columna

Zurdos

Júnior

Vergüenza total

Definiciones