Por: Columnista invitado

Tabio y su misticismo

Descubra este municipio, ubicado a hora y media de Bogotá, en el que podrá renovar su energía, recuperar su tranquilidad, recorrer caminos sagrados y terminar un fin de semana con la seguridad de que no será su última visita.

 Para llegar a Tabio puede hacerlo por la autopista Norte o por la calle 80. En el parque principal visite el Punto de Información Turística, para conocer todos los atractivos que tiene la población para un fin de semana inolvidable.

Comience su viaje en los termales El Zipa. Según cuenta la leyenda, era el lugar de descanso del Zipa, a quien iban a rendirle culto a la diosa del agua. Con una temperatura de más de 30 grados centígrados, su cuerpo se limpiará de toxinas y se beneficiará con los minerales de estas aguas. El horario de atención es de 9:00 a.m. a 5:30 p.m. y la entrada es de $8.000 niño y $14.000 adulto. Los termales cuentan con servicio de parqueadero, parque recreativo, cafetería y restaurante.

Una vez termine este primer encuentro con las tradiciones ancestrales cundinamarquesas, Tabio cuenta con restaurantes típicos como Donde Arturo, vía Subachoque, y Mitolombia, vía Riofrío, reconocidos en la zona por la calidad y variedad de su menú, se pueden encontrar platos desde $15.000.

Otro atractivo turístico es La Peña de Juaica, una pirámide natural y considerada un “portal místico” o formar parte de los tres puntos energéticos más importantes de Colombia. La caminata lo llevará por un sendero ecológico, donde podrá apreciar dos oratorios, deslumbrarse con la imponencia de la naturaleza y sentir la fuerza del viento. Después de un ascenso de 400 metros contemple una vista de más de 380 kilómetros, de donde se ve Bogotá, Chía, Cajicá y Tabio, a una altura de 3.100 metros sobre el nivel del mar.

Recargue su energía en la Peña de Juaica, regrese al parque principal, pruebe un delicioso postre y lleve de recuerdo una de las famosas y tradicionales artesanías de Tabio.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

El “macías”

El general Sandua

El débil argumento de Trump contra China

Mi país triste