Por: Hernán González Rodríguez

Temas con repercusiones

Estimo que en Colombia estamos soslayando algunos temas cuyas repercusiones futuras para la convivencia y el nivel de vida de nuestros hijos resultan ser innegables. Entre ellos, la Paternidad Responsable y la Edad de Retiro o de Jubilación.

Tiene uno que ser muy miope para no aceptar que los niveles de pobreza de Colombia en amplios sectores de la población mejoran muy levemente, si es que acaso mejoran. Que nuestra población no está bien distribuida espacialmente y, como consecuencia de ello, numerosos problemas sociales resultan imposibles de solucionar en grandes concentraciones urbanas. Y que el crecimiento de la población está muy concentrado en sectores exageradamente marginados, de difícil incorporación al progreso y, por tanto, caldo de cultivo para el terrorismo.

Con motivo de los estragos del invierno y los desplazamientos, con relativa frecuencia proyecta nuestra televisión el caso doloroso de madres jóvenes con dos o más hijos, todos de padres diferentes e irresponsables; es decir, familias miserables abandonadas a su suerte, por lo general. Lo mismo observamos quienes tenemos alguna relación con los sectores marginados.

Numerosos presidentes, congresistas, políticos y sacerdotes, suelen sintonizarse con estos desventurados para exigir, y exigir, subsidios del Estado y ayudas del sector privado. Aceptamos que lo hagan; pero nos extraña que casi nunca hablen o, peor aún, apoyen en forma efectiva los programas de Paternidad Responsable. Se concentran más en combatir los efectos de la pobreza que sus causas. Casi todos ellos eluden su responsabilidad en estos temas.

Recordemos algo sobre lo cual ha insistido esta columna, (1) que más del 50% de los niños que nacen en Colombia no son deseados y, (2) que la tasa de fertilidad parece haberse elevado a la fecha de 2,2 hijos por mujer durante su vida fértil, a cerca de 2,4 como consecuencia de que mientras más hijos se presenten, mayores son los subsidios recibidos del Estado o del sector privado.

Entiendo que en algunos países, cuando acude hoy una angustiada madre soltera con dos o más hijos a solicitar los servicios de salud estatales, el Estado le plantea medidas para evitar que continúe procreando niños sin posibilidades de una vida digna. Aplican tales gobiernos las tecnologías médicas existentes, sin necesidad de realizar abortos. Así mismo, los subsidios estatales o privados los limitan a dos hijos.

Espero que quienes se oponen a toda causal de aborto, no se opongan también a aplicar la tecnología científica existente para promover la Paternidad Responsable.

El gasto en pensiones es manejable a la fecha, pero se estima que en cuatro o cinco años, con los colombianos retirándose a los 60 años en promedio y con unas esperanzas de vida de unos 20 años adicionales, no habrá finanzas públicas que resistan. Quienes tienen buena salud deben laborar unos cinco años más antes de retirarse. Como jubilado, estimo que poder continuar trabajando es una bendición del Cielo.

Si resultare ser cierto que los cambios climáticos extremos llegaron para permanecer, aceptemos que para numerosas familias vivir se limitará a sobrevivir dichos cambios.  Que la economía colombiana no resiste las reconstrucciones anuales, ni las reparaciones de millones de víctimas, ni las jubilaciones generosas y generalizadas, ni la salud de calidad para todos…

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

La mentira del libre comercio

Manipulación de la moneda china

Hambre pavorosa en Venezuela

“Seis comandantes se destapan… y hablan”

“El empresario: el lobo que hay que abatir”