"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 9 horas
Por: Lorenzo Madrigal

Temas que identifican

HAY CASOS EN QUE TEMA Y PERSO- na ya no se diferencian el uno de la otra. Es un reduccionismo que se opone a que otros especialistas ofrezcan a igual tema aportes nuevos y distintos.

Veamos: si se trata de proteger a los niños, la persona es Gilma Jiménez, quien se echó al hombro esta misión, al extremo de querer introducir un cuerpo extraño en la legislación penal colombiana, como es la cadena perpetua. Senadora eficiente, no se la conoce por tema distinto.

Si se habla de seguridad, no hay otra referencia que el expresidente Uribe. Si falla la seguridad es porque Uribe no está. Falta su mano dura, no necesariamente negra, en contra de la guerrilla y su mano tendida para negociar penas con los paramilitares o extraditarlos intempestivamente.

Si se busca la opinión de la Iglesia, las cámaras enfocan de inmediato a monseñor Juan Vicente Córdoba. Es él “la Iglesia”, por cierto desautorizado en estos días por el arzobispo primado, en materia de penas irredimibles. No hay que confundir a este monseñor Córdoba con el obispo de Córdoba. Este último es quien propone la paz con las bacrim y otros especímenes non sanctos.

No es posible hablar de transporte masivo sin mencionar a Enrique Peñalosa. En su corta alcaldía se tomó el trabajo de escoger por nosotros el sistema articulado, buses de fuelle que habrían de correr sobre superficies nuevas, reforzadas y perfectas. El cupo sería limitado y otras bellezas de orden y seguridad también resultaron fallidas, como las losas.

Con motivo de los veinte años de su expedición, la prensa se ha volcado sobre César Gaviria, identificándolo con la improvisada Carta del 91. Se le da leve crédito a Virgilio Barco, su antecesor y, vaya curiosidad, ninguno de ellos era experto en derecho constitucional: economista el uno, ingeniero el otro. La víspera de morirse, el exconstituyente Augusto Ramírez Ocampo afirmó que esa ley de leyes no fue obra de un solo hombre.

¿Hay algún debate jurídico en tema constitucional? Tenemos al personaje y es Juan Manuel Charry, en buena ley y en buena hora. Conceptuoso y serio, este abogado rosarista instruye como pocos.

Ahora bien, si el tema son las víctimas del permanente conflicto o se hallan fosas clandestinas, no demora en aparecer Iván Cepeda, meritorio representante, hijo de un mártir de causas parecidas.

La honradez en la política parece tener un solo nombre: el paradigmático Antanas Mockus, aunque él mismo no sepa cómo hacerla valer. Si es verdad que no todo vale, la limpieza en la acción pública sí que es valedera para acreditar a un líder, no importa si dubitativo.

~~~

Cuanto mejor no limitar la diversidad de valores humanos, que es gran riqueza nacional, a la selección de unos pocos, como hacen los sondeos, atenidos al mero conocimiento popular que se tiene de las personas.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lorenzo Madrigal