Por: Alberto López de Mesa

Temas vedados

Semanalmente investigo y opinó sobre temas que, a mi juicio, es pertinente denunciar, dilucidar o debatir. Pero debo confesar que hay asuntos importantes de los que me abstengo de comentar para evitarme la lluvia de recriminaciones. Son evidencias que el periodismo asume de soslayo, los comentaristas encubren por omisión y los noticieros presentan el lado sensiblero y amarillista, por lo cual son temas vendados para la opinión pública. Enuncio aquí algunos.

Las noticias, informes u opiniones sobre la crisis venezolana omiten las desgracias ocasionadas por el despiadado bloqueo económico, político e informativo que impone EE.UU. como media para debilitar y doblegar el gobierno de Nicolás Maduro. Es más que blasfemo quién se atreva a acusar la culpabilidad del bloqueo en la tragedia que padece el pueblo humilde y ajeno al régimen.

Puede ser peligroso cuestionar el que empresas privadas y terratenientes hoy tengan registradas entre sus propiedades las tierras de comunidades indígenas y campesinas desplazadas por las guerreras entre paramilitares, guerrilleros, bandas de narcotraficantes y el Ejército Nacional. Ya se sabe que finqueros y empresas financiaron ejércitos de paramilitares, lo que nadie indaga es si el propósito de su apoyo al conflicto siempre fue el apropiarse de las tierras despojadas.

La errática y fatídica guerra contra las drogas, cuyo consecuente prohibicionismo ha causado más daños a los consumidores que las mismas sustancias, ante lo cual los noticieros colombianos muestran el lado amarillista del fenómeno (antros del narcomenudeo, las capturas de mulas, consumidores en condición de indigencia), abonando así la percepción moralista y discriminadora de esta realidad social, al colmo que inciden hasta en la conciencia de médicos, sicólogos y terapeutas. Hablar de este asunto es exponerse a ser oprobio de la sociedad.

Es sacrílego quien comenté lo decadente que es el caricaturista Osuna, quien por prosélito del senador Álvaro Uribe ha desvirtuado la responsabilidad crítica y el espíritu libertario que exige el arte de la caricatura. Jamás ironiza ni dedica un trazo crítico contra su líder. Aún así de parcializado, sus caricaturas políticas, este periódico, las destaca en la sesión editorial de los domingos.

Referirse al Reggaetón como el producto cumbre de la industria de la banalidad es una insolencia ofensiva para la cultura mediática, máxime cuando ha sido aplaudida por el mismísimo Barack Obama, siendo presidente de los Estados Unidos.

Quizás esta veda a temas significativos para la conciencia presente sea la causa de la crisis que vive el periodismo, cuando en la actualidad la sociedad advierte su poder de manipulación, desconfía de su veracidad y la noticias, en la audiencia más elaborada, se asumen como argumentos favorecedores de intereses o económicos o políticos o ideológicos.

ADEMÁS:

Satélites de la NASA registran 17.000 puntos de calor en la Amazonía brasileña. Nunca antes, en ninguna época del planeta, se habían dado tal cantidad de incendios forestales; el mundo observa con terror la catástrofe ambiental que padece el pulmón del planeta. Más horror causa la sospecha de que sean incendios inducidos por criminales al servicio de industriales interesados en deforestar la selva amazónica para imponer el desarrollo biocida que promulga el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

877438

2019-08-23T10:30:55-05:00

column

2019-08-23T10:30:55-05:00

felipealttamar_82

none

Temas vedados

13

3518

3531

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Alberto López de Mesa

Ángela despejó el camino

Fuga fatua

Educar al Esmad

Sabores de Bogotá

Falsos chamanes