Por: Harry Sasson

¡Tiene huevo!

El huevo es un ingrediente fundamental en toda la cultura italiana de la pasta, ya sea en la elaboración de este preciado alimento o en las salsas que lo acompañan.

La mejor pasta, la más firme y sabrosa, es la pasta all’uovo, en cuya fórmula se utilizan huevos frescos y que resulta con ese lindo color amarillo dorado. Y vale recordar también la ya universal y maravillosa pasta carbonara, de la que abundan recetas muy disímiles entre sí. En Roma se utiliza aceite de oliva, panceta y le añaden un toque de peperoncino, en tanto que en Estados Unidos le suelen añadir crema o vegetales como brócoli y champiñones. No importa la receta, al final el secreto de su delirante cremosidad es el mismo: huevo crudo que se integra con la pasta para que el calor remanente de su cocción cuaje la salsa. Buena idea ¿cierto?

Pues mi propuesta de esta semana es utilizar esta técnica de una manera diferente, buscando resultados sorprendentes y de la misma manera deliciosos. Vamos a utilizar ajo, quesos y setas para transformar la tradición, y les aseguro que terminarán fascinados.

Linguine con hongos, quesos y huevo

Ingredientes (4 personas)

1 a 1,5 libras de linguine

2 tazas de hongos portobello o champiñones cortados en láminas

4 dientes de ajo cortados en láminas finas

1/2 taza de perejil liso

1/2 taza de aceite de oliva

2 cucharadas de mantequilla

4 a 6 cucharadas de queso parmesano

200 gramos de mozzarella en agua

Ají seco al gusto

4 yemas de huevo

Sal y pimienta negra partida

Preparación

Cocine la pasta en agua con sal hasta que esté al dente. Aparte, en el aceite de oliva sofría el ajo hasta que comience a caramelizar, agregue los hongos, la pimienta y el ají, y cuando comiencen a dorar agregue la pasta y mezcle con el perejil, el queso parmesano y, por último, el queso mozzarella y las yemas, y revuelva todo muy bien. Para hacerlo más divertido podemos agregar las yemas en la mesa, que es como me gusta, pues en este caso el sabor del huevo queda más definido. Si desea una salsa más ligera, añada un poco de agua de la cocción de la pasta (con cuidado, pues es salada).

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson