Por: Mario Morales

Toda una institución

NO HAY QUE HACERSE NINGUNA expectativa con el período legislativo que comienza.

Los honorables congresistas inician labores (es un decir) con la mente puesta en las investigaciones habidas y las que vendrán, en las formas regulares e irregulares para hacerse reelegir o mantener el poder y en el árbol más frondoso para guarecerse a su sombra. Es decir, la época del yo con yo.

Será pues el peor de los últimos ocho años en el país. No sólo por los anuncios  estremecedores del DANE (disminución del 5,2% en las ventas del comercio minorista y el descenso en el 6,5% en la industria en mayo, que contradicen los mensajes analgésicos del Gobierno de que aquí no pasa nada, aunque tal vez tiene razón), sino porque en este período chicho previo a las elecciones parlamentarias y presidenciales, los asuntos de interés nacional serán desplazados aún más por el proselitismo, la politiquería y el clientelismo, afianzados en el último lustro.

Escudados en el pretexto de una posible pérdida de investidura, gran parte de los congresistas se desmarcará del referendo reeleccionista y quedará a la espera del mejor postor. Aplican la ley del sálvese quien pueda mientras consultan las encuestas. Ellos, como el Procurador (el ex y el actual), el Fiscal, la Registraduría y el Consejo Electoral se lavarán las manos y le dejarán al inexorable paso del tiempo la responsabilidad de tamaña decisión. Todos los votos cuentan.

No faltarán “proyecticos” (como enseñó a hablar y pensar el presidente Uribe),  como el articulito tributario del Minhacienda para tapar el huequito de Defensa, la reformita política para que todo siga igual y una inocua leyecita de víctimas para contentar a la galería. Y hasta quizá “pupitreen” otras 103 iniciativas como de las que se enorgullece Hernán Andrade.

Pero seguirán de espaldas al país, votando por lo suyo antes de ir a la casa por  cárcel, protagonizando chismes, travestismos, incriminaciones, volteadas, alianzas inconfesables y engordando en sus remodeladas curules. Tal y como lo han hecho en los últimos dos siglos. Institucionales que son.

www.mariomorales.info

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales