Por: Columnista DATAiFX

Todo lo que sube...

Es indudable de qué forma las opciones en Europa parecen favorecer una salida menos turbulenta de la crisis que lo que se esperaba hace unos meses. Las ya mencionadas medidas implementadas por las autoridades monetarias de la región han traído un ambiente más favorable para los inversionistas.

Una prueba fehaciente de la mayor confianza percibida se evidencia en el comportamiento del euro. La “moneda única”, como popularmente se la conoce, ha tenido un sobresaliente tercer trimestre del año y ha avanzado desde los niveles mínimos de 1,20 alcanzados en julio hasta los 1,31 de septiembre.

Estas más de 10 figuras en el euro frente al dólar representan no sólo la tranquilidad de los inversionistas frente a la evolución de la región, sino la cada vez menos probable desintegración de la Eurozona. Bajo el liderazgo de Alemania, y en menor medida de Francia, la región avanza hacia el establecimiento de una mayor unidad, evitando el resquebrajamiento de sus instituciones y eventualmente recuperando su posicionamiento como una de las regiones de mayor importancia en el mundo.

Sin embargo, consideramos que los vientos de calma podrían estar por terminar y en algunos meses se volverá a hablar de la posible salida de Grecia, así como de la mayor necesidad de capitalización de la banca en España. Los problemas estructurales de la región favorecen posiciones estructurales en contra del euro, no porque se considere que se vaya a acabar o que la Eurozona vaya a dejar de existir, sino porque no es intuitivo que la moneda esté más fuerte hoy que en años anteriores, cuando la región estaba en una mejor situación.

 

Francisco Chaves* Corredores Asociados

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista DATAiFX

Emergentes: Lecciones de 2013

Emergentes: dilemas, pecados y refugios

Prosigue el 'Efecto Fed'

Banrep y la economía