Por: Tola y Maruja
No nos consta

Tola y Maruja asisten al cumpleaños de la hija del presidente Duque en Panaca

La primera dama doña Juliana tuvo el detalle de invitanos al cumpleaños de la niña en Panaca, pero nos alvirtió que nos tocaba viajar por tierra porque el avión ya tenía cupo completo.

Queliace, misiá Juli —le dijo Tola muy agradecida—, Maruja y yo somos todoterrenas y nos gusta es andar en flota porque se conoce más, el chofer nos complace con la música y se suben vendedores de mecato.

En la terminal nos topamos con el general Zapateiro que iba pa Medellín a llevale flores a la tumba de Popeye, y nos contó que el presidente Duque le pidió crear un bloque de búsqueda de corrutos.

No friegue —dijo Tola—, ¿o sea que piensan allanar el Congreso? El presidente le quiere ofrecer la comandancia del bloque a un tipo curtido, estilo el coronel Hugo Aguilar —dijo Zapateiro rascándose un tatuaje con la cara de Popeye.

Nos montamos en el bus de Armenia, y como habíamos tomao Mareol, caímos fundidas y nos vinimos a dispertar cuando oímos que el chofer gritó: ¡Otro atraco! Menos mal que se refería a otro peaje, que en el Eje Cafetero están chotos.

Cuando dentramos a Panaca casi saludamos a un recreacionista disfrazao de lagarto, creyendo que era Jasán Nasar, y nos recibió la primera dama: Tías, corran que ya vamos a romper la piñata.

De un solo guarapazo la niña rompió la piñata y todos los cagones se aventaron a recoger: los más vivos fueron los niños de los partidos Conservador, Cambio Radical y de la U, que agarraron cada uno su buen ministerio.

En ese momento llegaron el presidente Duque y el fiscal Barbosa y los niños empezaron a gritar: ¡Títeres! ¡Títeres! ¡Títeres!, pero misiá Juliana les dijo: No, niños, sigue el payaso.

Tola y yo nos volamos pal baño, sacamos el libro de economía naranja que nos regaló Duque, le arrancamos la hoja con la dedicatoria, lo envolvimos en papel de regalo y se lo entregamos a la cumpliañera, que no puso buena cara.

Enseguida dimos un recorrido por Panaca pa conocer las atraciones: una marrana recién parida alimentando sus lechoncitos, haga de cuenta los uribistas mamando de la teta del Estado.

Un avestruz con la cabeza metida entre la tierra, que nos recordó al diretor del Centro de Memoria Histórica. Una vaca tenista y sin boldenona, una gallina que pone los güevos con ogao, un burro bachiller, un hámster abogao, un gallinazo tanatólogo... Pero la atración que nos dejó boquiabiertas fue un caballo montao en un hombre y llevando un tinto sin dejalo derramar.

El almuerzo estuvo amenizao con una entrevista entre Viky Dávila y Jasán Nasar vestido de Archibaldo, muy educativa porque los niños aprendieron que badulaque es sinónimo de peludo, cosa y Tarzán.

En el programa seguía que los niños aprendieran a ordeñar, y el profesor fue el ministro Carrasquilla, que les enseñó cómo maniar a los contribuyentes y sacales la leche.

El presidente Duque no quiso ver la carrera de marranitos porque al ganador le ponen una banda presidencial. Tampoco nos acompañó a mirar las palomas quizque porque le recuerdan la paz. Y los conejos tampoco le gustan, porque “conejo” fue lo que nos puso Santos cuando ganó el No.

Tola y yo íbamos a ver el espetáculo del “Toro uribista con tres cojones” y nos encontramos en la fila al general Mario Montoya, y nos dijo que los falsos positivos eran pura culpa de la mamitis de los reclutas.

¿Mamitis? —preguntó Tola. Claro, tía —dijo el general—: como les dábamos un día libre por cada “muñeco”, entonces estos vergajos mataban tres civiles con tal de irse de puente a visitar la mamá.

Volvimos al grupo y los niños estaban montando en llama, entonces Tola y yo nos pusimos a raniar con la primera dama y nos dijo que ella tampoco estaba de acuerdo con que hubiera curas casaos. Ustedes se imaginan, tías, que llegue el sacerdote a la casa y la esposa le diga: Gordo, perdoná, no encontraba que poneme y te cogí una sotana.

Cuando salimos de Panaca, todos pegaron pal aeropuerto y Tola y yo pa la terminal.

Ñapa: Aida Merlano dijo que Julio Gerlein y los Char están muy preocupaos porque Colombia alcanzó los 50 millones de habitantes y serán más votos pa comprar.

Ñapita: El papa Francisco se negó a ordenar curas casaos. Quiero que a los sacerdotes les sigan diciendo “padre” y no papá, dijo el pontífice.

904728

2020-02-16T00:00:46-05:00

column

2020-02-16T00:30:01-05:00

[email protected]

none

Tola y Maruja asisten al cumpleaños de la hija del presidente Duque en Panaca

78

4633

4711

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja