Por: Tola y Maruja
No nos consta

Tola y Maruja ayudan al ministro Rivera a hacer cuentas

Angélicas contemporáneas,

Soy la diva de Colombia y estoy feliz porque me contaron que hay un proyecto en el Congreso para que las personas que tenemos 102 años nos quitemos tres años y a los restantes 99 los dividamos en dos y les agreguemos medio y podamos decir que tenemos 50. Sé que a ustedes también les conviene esta ley y quiero saber su opinión.

Atentamente,

Amparo, la que "me ericé".

***

Querida vintage,

Por su letra vemos que tiene las uñas recién barnizadas. Nosotras consultamos con el ministro del Interior Memo Rivera si era cierto que 99 dividido por 2 da 50 y nos confesó que él precisamente estudió Derecho pa evadir las matemáticas.

Pero fuimos donde el profesor Baldor y nos dijo que el número 99 es considerao un número de mala suerte porque no es primo, y los números que no tienen primos bien colocaos son muy de malas.

Y pa acabar de ajustar, 99 dividido por dos da 49 y medio, que es un número quebrao. ¿Qué tan quebrao? No sabemos, pero dicen que más quebrao que el fondo de reparación de vítimas.

Hablando de vítimas y matemáticas, cuando se mezclan la política y la arimética las cuentas no cuadran, como pasó con el enredo en la votación de las tales circuncisiones de paz, donde los números enredaron al Gobierno.

Santos no tenía en sus cálculos que le podía pasar lo que le pasó y no había alistao una estrategia, como por ejemplo habele pedido a la Corte que metiera más congresistas presos pa bajar el quórum siquiera a tres, que sí es número primo. Primo de quién no sabemos, pero al menos no es primo de José Odulio.

En fin, dejemos las cifras a un lao y hablemos de la caída de las benditas circuncisiones de paz, que a Tola y yo nos tranquiliza que no las haigan aprobao pues nos parece que a las vítimas no las podemos meter al Congreso porque sería revitimizalas.

Piensen no más en que vaya una vítima recién encurulada por un pasillo del Capitolio y que de pronto ¡pum! se tope con un colega quiebrapatas de la oposición uribista. O que lo embosque la senadora Vivian Morales a cobrale la vacuna del diezmo.

No, mi amor, los colombianos de bien no podemos permitir que personas que han sido vítimas de la violencia sean sometidas a tomar tinto en la misma greca con Paloma Violencia o compartir pupitre con el senador Ernesto Macías. No es justo.

Las vítimas de la guerra no pueden sufrir el guarapazo de encontrase en el Salón Elítico del Capitolio con el senador-libretista Gustavo Bolívar y que les diga que Sin tretas no hay paraíso.

Francamente nos da pesar de esas pobres vítimas del conflito, de pronto convertidas en parlamentarios, arrancaos de sus parcelas y descargaos en Bogotá, espuestos a que en cualesquier descansito de la plenaria Roy Barreras les lea poemas...¡de su propia cosecha! Qué pecaíto.

En resumidas cuentas, querida reliquia, que no haiga curules pa las vítimas es lo mejor que les pudo pasar a esa humilde gente que al escarnio de que los llamen suversivos se sumaría el desprestigio de ser congresistas.

Tus tías que te quieren,

Tola y Maruja

Posdata: Varias figuras han dentrao buenas y sanas al Congreso y han salido con la reputación por el piso: Regina Once, Lucero Cortés, don Teodolindo (QEPD)...

Ñapa: La Procuraduría prohibió a sus funcionarios recibir anchetas en esta Navidá... solo efetivo.

Ñapita: Donal Tron amenazó con trasladar la capital de Venezuela pa Bogotá.

Payola: Un aguinaldo inolvidable y barato es el nuevo libro "Tola y Maruja sin agüeros", con imprudentes y divertidas entrevistas a personajes colombianos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

Carta al presidente Santos