Por: Tola y Maruja
No nos consta

Tola y Maruja cuentan cómo fue la votación de las objeciones a la JEP

Hoy madrugamos a dispertar al presidente Duque porque nos mataba la curiosidá de saber cómo le pareció la esposición de fotos de Jesús Abá Colorao sobre el conflito colombiano.

Fuimos testigas del bololoy que le armó el presidente eterno cuando Ivancito le pidió permiso pa ir a ver la muestra: Apá –le dijo Iván cagao del susto–, ¿me deja ir a ver las fotos del conflito?

¡Cuál conflito! –le gritó Uribe–. ¿Usté fue que se embobó o qué? Aquí no hay ningún conflito... deje de estar mamertiando y póngase a camellar. ¿Ese es el ejemplo que le he dao? Vea mijo, yo a su edá ya chuzaba la Corte.

Ivancito se metió a la pieza con el rabo entre las patas y haciendo pucheros, pero Tola y yo le ayudamos a volase por una ventana: amarramos varias corbatas y le hicimos un lazo pa que se descolgara.

Ole Ivancho –le dijo Tola–, cuente pues cómo le parecieron las fotos. Muy bonitas, tía –dijo Iván remojando un pan trenza en una tazada de chocolate gironés–, pero algunas muy jevy... ¿Muy qué? Jevy, duras.

Y es apenas una muestrica de todo lo que chuparon nuestros campesinos en el conflito armao... manque su taita diga que lo que hay aquí es el ataque terrorista de unos desadataos envidiosos.

¿De veras tías que todo eso pasó en mi país mientras yo organizaba esposiciones en Guásinton? Sí, mijo, sumercé debería conocer la historia del conflito, pero no le pregunte a Darío Acevedo.

Ay tías, mejor no hablemos de eso... Más bien digan cómo estuvieron las plenarias del Senao pa votar mis ojeciones. Upaaa... –dijo Tola–. Eso pasó de todo: al momento de votar la senadora Mariza Martínez salió corriendo pálida.

Nosotras dos nos asustamos mucho. Eh –dijo Tola–, yo creo que la senadora Mariza tiene que estar emburundangada porque ninguna mujer deja la cartera sola.

Y salimos detrás de ella, pero se metió al baño. Cuando salió estaba sudando frío y nos dijo: Ay tías, no sé qué tenía esa lechona que me dieron en Palacio.

Mientras Mariza se retocaba el labial, se le arrimó el embajador de Estados Unidos y la felicitó y le dijo que ya podía pasar por la visa. En esas se oyó una algarabía en la plenaria...

Corrimos a ver qué pasaba y el senador Roy nos dijo: Es que al momento del conteo de votos el presidente Macías escondió las manos debajo de la curul y creímos que estaba ocultando algo, y era que estaba contando en los dedos.

Nos arrimamos al corrillo de los uribistas y Macías les dijo: Si el córun es 93, la mitá es 46 y medio... ¿Quién de ustedes entiende de números quebraos? Esa pregunta disolvió el corrillo.

Apareció el senador Manguito y le dijimos: Ole Montoño, no entendemos lo tuyo, porque vos votates sí a las ojeciones quizque por estar del lao de las vítimas, y tu partido ASI te va sancionar porque no estuvites del lao de las vítimas.

Eso no es nada, tías –dijo Manguito–, yo estoy cabezón briegando a entender por qué la dotora Paloma celebra que ganamos, si en la Cámara perdimos aplastaos y en Senao perdimos 34 a 47.

Bueno tías –dijo Ivancho–, lo importante es que cuando la senadora Mariza dejó la cartera sola, quiso dar una muestra de confianza en sus compañeros del Congreso.

Ñapa: El Evangelio según el mindefensa Botero: En el forcejeo con los soldados romanos, Cristo resultó crucificado.

Ñapita: A propósito de la senadora Mariza Martínez, quién iba a pensar que Yidis reencarnaría en una flaca.

853782

2019-05-05T00:00:49-05:00

column

2019-05-05T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Tola y Maruja cuentan cómo fue la votación de las objeciones a la JEP

71

3796

3867

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

La semana contada por Tola y Maruja