Por: Tola y Maruja

Tola y Maruja esperaron al papa con Uribe en la 26

Perínclitas beatas, 

Soy un uribista purasangre y estoy muy berraco porque el papa Francisco le volteó la cara a Uribe justo cuando el papamóvil pasó por donde lo esperaba nuestro caudillo para entregarle personalmente el memorial de agravios contra el acuerdo de paz.

¿Ustedes qué opinan? ¿Cierto que este papa parece cristochavista?

Atentamente,

Jubileo Jaramillo

 

Querido mamasanta,

Por su letra vemos que el estudio no es su fuerte. Nosotras también estamos bejucas porque su santidá no determinó a Álvaro en su recorrido por la avenida El Dorao y lo hizo quedar como un zapato.

Uribe nos había llamao pa que lo acompañáramos a la calle a esperar al papa y buscar la manera de entregale una carta contra Santos y condecoralo con el collar de arepas. Nosotras sugerimos que mejor un collar de obleas, que al menos son hostias.

El día antes nos reunimos en el Centro Democrático pa pintar las pancartas que luciríamos al paso de la caravana pontificia, y la mayoría votamos por el letrero que propuso la senadora María Fernanda Cabal: “Potato go hell”.

Pero Uribe dijo que no, que fuera en un idioma que todos entendieran, empezando por él, y en paisa: “Adiós pues”. Pero la precándida Charito Guerra dijo que tampoco, que mejor en su mismo lunfardo argentino: ¡Rajá, boludo!

Entonces Fabio Valencia Cossio, con esa cara que parece afeitao con dinamita, dijo que el letrero era lo de menos, que lo más urgente era aportar ideas de cómo hacer frenar el papamóvil pa que Uribe pudiera hablar con el papa.

Ever Bustamante, fiel a sus épocas de manifestante callejero, defendió la idea de regar tachuelas que pincharan las llantas del vehículo papal y lo obligaran a detenese, y entonces Uribe aparecería disfrazao de mecánico.

¡Ya!, brincó emocionada Paloma: vestimos al dotor Uribe de agente de tránsito, hace parar el papamóvil y le clava a Francisco un comparendo por ir parao en el platón...y sin casco.

En fin, llegamos a la 26 a ver la pasada de su santi, sin saber cómo hacer frenar el bendito carro, hasta que a José Odulio se le ocurrió: Muy sencillo, que el jefe se le tire de frente al papamóvil, y mientras llega la ambulancia le entregamos la carta al papa y nos tomamos las selfis.

El dotor Ordóñeze, que andaba recogiendo firmas pa su candidatura, y que estaba copetón por el vino de consagrar que tenía empretinao, reventó sin mecha y gritó: ¿País laico?...las jíqueras! ¡Colombia es como yo: católico, apostólico y ultramontano!

Y don José Gagá, eh Galá, dijo duro: ¡Francisco es un farsante! Ni argentino que será...¿O quién ha visto un argentino humilde, ah? En esas aparecieron los hijos de Uribe, que estaban vendiendo agua bendita con gas.

De pronto se armó un bochinche entre el gentío: era el compañero Ernesto Macías agarrao con unos exguerrilleros de las Far que estaban alistando una lamparota pa proyetar su rosa en el papamóvil.

Y cuando menos pensamos ¡suás! pasó el papamóvil como alma que lleva el diablo. Y los uribistas nos quedamos viendo un chispero.

Tus tías que te quieren,

 

Tola y Maruja

Posdata: el impresionante fervor de los colombianos con la visita del papa muestra que ya no creemos en nada distinto a Dios y su representante, y que estaríamos dispuestos a votar “por el que ponga Francisco”.

Ñapa: todo lo que el papa dijo parecían indiretas a Uribe.

 

Payola: Drácula, el vampiro que da risa, una comedia de la soledad y la eternidad...De Mico o Tola o Carlos Mario Gallego. Septiembre 15 y 16. Casateatro El Poblado, Medellín. Tel: 3211100.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

Carta al presidente Santos