Por: Tola y Maruja
Contestan

Tola y Maruja examinan al concejal del Centro Democrático Santiago Jaramillo

Ubérrimas cuchitas,

Soy un militante del Centro Democrático muy preocupado por la salud mental de nuestro concejal de Medellín Santiago Jaramillo; que puso este trino: Ya firmada la paz, el principal obstáculo de la misma, es el expresidente colombiano, Álvaro”. ¿Qué dicen ustedes? ¿Cierto que debe estar muy corrido el que ponga dos comas mal puestas en una frase?

Atentamente,

Ciro Peraloca

 

Querido compartidario,

Por su letra vemos que se cree muy uvita y más sin embargo no sabe usar el punto y coma, que es una pausa no tan larga como el punto ni tan cortica como la coma... En resumidas cuentas: es tan requeñeque sabelo usar que es mejor no usalo.

Alvaricoque, como le decimos con cariño a nuestro paisano Álvaro Uribe, nos llamó urgente pa que le hiciéramos entre los tres un esamen siquiátrico al concejal Jaramillo.

Nosotras ya le habíamos alvertido a Uribe que sería bueno revisale la cocorota a ciertos compañeros del partido, empezando por la “loca de las naranjas”, la del comercial de la campaña del difunto (político) Óscar Iván.

La loca estuvo internada en Sibaté y gracias a midiosito se curó y ahora es una ecelente atríz que hace el papel de Paloma Valencia durante sus vacaciones por maternidá. Un papelón, felicitaciones.

La otra compañera que estuvo en tratamiento fue María Fernanda Cabal, que debido a sus trinos tan volaos fue sometida a choques elétricos por parte del compañero Pachito Santos, que no la alivió pero la dejó recargada.

Volviendo al concejal Jaramillo, llegó muy azogao al esamen y casi sin saludar abrió un libro titulado Diccionario jilosófico del paisa (Luis Lalinde Botero, Editorial Bedout, 1966) y leyó en la página 361:

“URIBE: loco, desclavado, suelto del coco. Es sinónimo de todos estos voquibles, mas realmente, se trata de un ilustre apellido. Parece ser que la declinación se le debe al Dr. Lázaro Uribe Cálad, director del Manicomio de Medellín, quien en alguna ocasión al entrar al patio del frenocomio, en donde se hallaban descansando los «mejorcitos», les saludó diciendo: «Señores uribes, muy buenos días».

Según se tiene entendido, posteriormente uno de los pacientes, acercándosele disimuladamente, le dijo: Vea, doctor, a Ud. que lo dejan salir, por qué no va a la esquina y me consigue un Pielroja, ah?”.

Tola, Álvaro y yo nos quedamos pasmaos, sin decir ni mú. A Uribe le bailaron los ojitos, se bogó una totumada de valeriana y le dijo: ¿Cierto, Santi, que esa editorial Bedú es de la familia de Félis, el periodista mamerto?

Santi blanquió las vistas y gritó: ¡Doctor Uribe, reconozcamos que los del Centro Democrático estamos locos! ¿O qué me le dice la señora del senador Ramos, que se quería tirar del avión porque vio un anciano dormido con una cachucha con estrella roja?

¿Y no está deschavetao el precandidato Rafael Nieto que quiere volver a la guerra? ¿Y acaso no está chalao Carlos Holmes que cree que tiene cara de presidente? ¿Y no está créicy Charito Guerra hablando de corrupción mientras el hermano...

No lo dejamos terminar: ¡taque!, entre los tres lo agarramos y lo embutimos en una camisa de fuerza, que hasta le quedó estrecha porque era de la talla de Uribe, que doña Lina mantiene por si acaso...

Tus tías que te quieren,

Tola y Maruja

Posdata: “Los próximos tres presidentes no pueden cambiar los acuerdos de paz”: Corte Constitucional. ¿O sea que se fregaron Vargas Lleras, Simón Gaviria y Santiago Pastrana?

Payola: El tiempo se me pasa volando mientras leo el divertido libro “Tola y Maruja sin agüeros”: exmagistrado Ricaurte.

Buscar columnista