Por: Tola y Maruja
No nos consta

Tola y Maruja hablan con José Odulio Gaviria sobre su emergencia

Hoy vino a desayunar José Odulio, la lumbrera del uribismo, que lo invitamos pa que nos contara cómo fue su ataque cardiaco y si alcanzó a ver el túnel.

Ay, tías —dijo Odulio sobándose el pecho—, “no me toquen ese vals”, no aguanto el achante de saber que un bandido de la Far me dio respiración boca-boca.

Bueno Odulio, pero contá cómo es el túnel del más allá —le dijo Tola mientras le servía sesos a la criolla—. ¿Es cierto que el túnel de los colombianos está sin terminar porque lo contrataron los Nule?

Tías, yo sentí un chuzón en el mango y se me fue el mundo —empezó a contar Odulio— y pensé que había llegao La Pelona por mí, y me dio guayabo morime sin dejar a Colombia en guerra.

Una fuerza superior me jalaba hacia el túnel... Como cosa rara, el túnel colombiano tiene un peaje a la entrada y está sucio de escombros y de indigentes que hacen sus necesidades ahí.

Un alma en pena se me arrimó y me pidió que si tenía un padrenuestro que me sobrara, y me contó que venía de Venezuela y que estaba feliz en el más allá, mucho mejor que el más acá.

Adelantico, otras almas estaban recogiendo firmas pa pedir que en el cielo dejen fumar mariguana medicinal y en un semáforo un alma hacía malabares a cambio de una indulgencia.

El alma de un líder social me reconoció y me pidió que si yo volvía al mundo le dijera a su mamá que la quiere mucho y que le pesa no haberle hecho caso cuando ella le advertía que defender los derechos en Colombia es mortal.

Más adelante me topé un derrumbe y varias almas vendiendo chucherías —siguió Odulio—, y de pronto vi una luz que venía: era una moto en contravía, que si no me quito me mata otra vez.

Entonces, al fondo del túnel vi la cara de Dios —dijo Odulio iluminao—. ¿Cómo es Dios?, contá —dijo Tola—, ¿es pispo? ¿Cuántos años aparenta? Dios es
un ojo zarco grande, tía... bonito pero impresionante.

Y cuando Dios, mejor dicho, el ojote azul, me iba a echar mano, sentí que me jalaban de la EPS y volví en no. ¿En no? Lo que pasa es que José Odulio no vuelve en sí sino en No —le espliqué a Tola.

En esas dentró el presidente Ivancito más aburrido que un mico en un bonsái. ¡Sí ven pues las de mi apá! —dijo con los ojos chocolatiaos—, ya le dio porque yo declare la conmoción interior y estradite a Santrich.

Y es mejor que le obedezca —dijo Tola—, usté sabe cómo es su taita embejucao, que acaba hasta con el nido de la perra. Mejor dicho: a su jecho, el que lo despolarice que buen despolarizador será.

Ole Ivancho —dije yo—, ¿cómo es eso de que vuelven los falsos positivos? Ay tía, ese es otro embeleco de mi cucho, que cada rato me restriega: hijito, yo casi acabo con los pobres, pero muchos se me volaron...

¿Cierto Ivancito que sumercé está jarto en la Presidencia? —le dijo Tola acariciándole un cachete—. Ay, tía, jarto y medio: yo quería ser presidente, pero solo por conocer gente famosa.

Ñapa: Gobernación de Antioquia dice que Matusalén vivió más de 900 años porque se tomaba diario un vaso de glifosato.

Ñapita: “Crece el pesimismo entre los colombianos: encuesta Gallup”. Hum, y eso que falta que Duque diga la terna pa fiscal.

862634

2019-05-26T00:00:21-05:00

column

2019-05-26T00:15:02-05:00

[email protected]

none

Tola y Maruja hablan con José Odulio Gaviria sobre su emergencia

65

3477

3542

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

La semana contada por Tola y Maruja