No nos consta

Tola y Maruja interrogan a Cayita Daza para averiguar chismes de la campaña de Duque

Noticias destacadas de Opinión

Hoy desayunó en Palacio la Cayita Daza, que la invitamos pa que nos contara chismes de la campaña de Duque, y le dimos una totumada de vino pa que soltara la lengua.

Pero llegó muda del totazo, saludando por señas, y comió callada. Y cuando le preguntábamos alguna cosa blanquiaba los ojos como diciéndonos ¡coman ñola, metidas!

Tola y yo nos hicimos señas pa dale cuerda y hacela hablar. Ole Cayita -le dijo Tola-, esas aretas tan bonitas ¿te las regaló el Ñeñe o el Carevampiro? Silencio.

Ve Cayita -retaqué yo-, hay pruebas de que los 300.000 “dolorosos” que ofreció el venezolano Cisneros sí dentraron al baúl del Centro Democrático, ¿qué nos contás? Silencio puro.

Oites Cayita -insistió Tola-, si vos no tenías velas en ese entierro de la financiación de la campaña, ¿por qué hablabas de plata con el perro y el gato? Silencio total.

¿Qué pasa, Cayita, se te comieron la lengua los ratones? No nos podés dejar en ascuas, querida. Tenés que contar quién es el tal Carevampiro amigo de Tomás Uribe. Nada, no soltaba prenda la berriondita.

Tola y yo reventamos cabeza a ver cuál uribista tiene cara de vampiro y pensamos en Óscar Iván. Porque Carlos Felipe Mejía se parece pero a Frankestey, y Abelardo de la Espriella al Hombre Lobo.

¿Es cierto Cayita que Tomás Uribe le contó al taita que Carevampiro quería poner billete pa la segunda vuelta y que Álvaro le dijo que no les cabía un peso más, que le diera a Nubia Estela?

¡Cuánta plata tenían pues, Caya bendita!, si todas las campañas llegan a segunda vuelta pilando por el afrecho y les toca recibir plata de los corrutos o los narcos. Silencio asoluto.

No fregués Cayita, vos siempre tan fafarachosa y de un día pa otro no modulás, como si te hubieran desconetao el bafle. ¿Verdá Cayita que Carevampiro es Ales Saab? Silencio sepulcral.

Cómo la hacemos hablar -pensé pa mis adentros-. Ole Caya, ¿qué horas son? -le puse la cascarita pa ver si caía, pero ni parpadió. Entonces Tola me mató el ojo pa que cambiáramos de tema.

Ole Cayita, ¿vites la telenovena La venganza de Ananías? Tola soltó la carcajada: ¡Cuál Ananías, montañera: Analía! Boba, tuve un lasus, como el de Nubia Estela, pero el mío en pesos.

Tola prosiguió con el tema de farándula: Cayita, ¿es cierto que la serie Matarife fichó como libretista de la segunda temporada al exfiscal Montealegre? No coment.

¿Y cómo te parece pues lo de Petro llamando a la desobediencia civil? -dije pa picale la lengua-. ¿Cierto que se embobó ese ojibrotao? Pero Cayita, que era güete rajando de Petro, se quedó como un televisor sin volumen: mute.

Cayita, ¿sumercé supo que la Corte Suprema de Estados Unidos obligó a Donal Tron a mostrar su declaración de renta? ¿Y quizque Tron llamó a Uribe pa que le recomiende un contador?

Sin decir ni mú Cayita agarró su bolso y se dirigió a la puerta, pero antes de irse habló por fin: Tías, después vuelvo pa que conversemos con más tiempo.

Grafitis: Neochavista y neocomunista, dice el neopopulista.

Ñapa: Fiscalía abre investigación a Margarita Rosa de Francisco por beso lésbico con Amparo Grisales en una telenovela. No es ejemplo para mi hija -dijo el fiscal-, y yo, primero que fiscal soy padre...

Ñapita: Uno está viejo cuando alguno dice que ya se ve luz al final del túnel y uno pega el grito: ¡quién la dejó prendida!

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.