No nos consta

Tola y Maruja inventan un padrenuestro para la religión uribista

Noticias destacadas de Opinión

Siguiendo las istruciones de doña Lina, que nos rogó no dejar que Uribe vea noticias colombianas, bajamos los breques del Ubérrimo y le dijimos que se había ido la luz.

Pero Álvaro es terco como mula y buscó el cedular (que se lo habíamos escondido en el nido de la perra) y llamó a Eletricaribe, y le dijeron que volviera a llamar cuando sean EPM.

A propósito, hijitas, ¿quiubo de ese peludo Daniel Quintero? —preguntó Uribe. Pero como misiá Lina nos ordenó que le habláramos solamente de cosas propositivas, le inventamos que Avianca compró a EPM.

Por la tarde nos aplastamos al pie del lago a ver a Cadena pescar cachama, pero hubo un bochinche entre Álvaro y su abohámster porque Cadena le reclamó el lote que le prometió.

¡Cuál lote, home! —le reviró Uribe rojo como un pisco—, vos fue que te embobates o qué. ¿A ver la retratación de Monsalve?, que fue lo que te encargué. Te tirates en la batica de cuadros, jiqueretas.

Tola cogió al uno y yo al otro y les cambiamos de tema: Oites Álvaro, no echés en saco roto lo de fundar una religión, estuve hablando con el pastor Arrázola y me dijo que es un negocio divino.

Mientras Tola entretenía a Uribe yo me llevé a Cadena pa que pescara en otro lao. Ole Diego —le dije como quien no quiere la cosa—, decime la verdá aquí entre nos: ¿Álvaro te habló de comprar testigos?

Pues tía, hablame hablame, no... pero usté lo conoce —dijo Cadena ensartando una lombriz en el anzuelo—, él nunca pide nada, pero empieza con indirectas: Ay, lo que daría yo por un buen testigo.

En esas llegó Tola muy careacontecida y me llamó aparte: figurate Maruja que mi nieto Frakin Covidio, el que es policía, me llamó y me dijo que unos vándalos les quemaron el CAI.

¡Chito! —le dije—, dejá la bulla que va y Álvaro oye, y no lo podemos preocupar porque se le alborota el maldingo dolor de patria y no tenemos ni un Mejoral. ¿Y qué más te contó tu nieto? ¿El CAI quedó muy desfigurao?

Pero Tola voltió donde Uribe y le dijo: Oites Alvaricoque, lo de la religión uribista está bola bola... Ya tenemos listo al preso Enrique Pardo Hache, el que asegura que vos sos Dios.

Y estuvimos trabajando este padrenuestro, a ver qué te parece: Álvaro nuestro que estás allá arriba, santificao sea tu nombre, venga a nosotros tu Ubérrimo, hágase tu voluntá en la tierra baldía como en cielo, danos hoy nuestra arepa de cada día, perdona nuestros trinos negativos como también nosotros perdonamos a los mamertos, no nos dejes caer en la tentación de votar por Petro y líbranos de la policía. Amén.

Me suena mucho la idea, hijitas, pero no tenemos los templos, y cuestan un platal. Despensionate, Álvaro —dijo Tola—, esta finca sería el centro de peregrinación de tus fieles, la meca del uribismo.

En esas llegó acezando la guardiana Mafe Cabal y dijo: Presidente, se me ocurrió una idea: ¿qué tal si ofrecemos recompensa por Santos?

Uribe miró con desconsuelo y nos dijo: Hijitas, ¿se les olvidó dale el medicamento a esta muchacha? ¿Si ven tías que yo no puedo dejar solos mis pollitos?

Próxima semana: Uribe se güele que su fiscal será independiente con tal de lucirse.

Grafitis: Pa ser manzanas podridas, pegan muy duro.

Ñapa: Dijo Santos que “Luigi Echeverri no es muy de buenas para pensar”. Y menos mal que Luigi no entendió.

Ñapita: Le preguntaron a Duque qué son los derechos humanos y le tocó buscar en Gúgol.

Comparte en redes: