Por: Tola y Maruja
No nos consta

Tola y Maruja narran cómo fue la elección de Colombia como el país más corrupto

Al presidente Duque le dimos hoy al desayuno puré de manzanas podridas, pa celebrar que Colombia fue elegida como el país más corruto del mundo.

El jurado del premio, compuesto por los más eminentes corrutos del planeta, tuvo que deliberar por videoconferencia, debido a que todos están en la cárcel o escondidos.

El representante por Colombia en el jurado, Samuel Moreno Rojas (embolató $2,2 billones del Distrito), fue elegido de una terna que el país presentó, integrada también por Luis Hernando Rodríguez ($2,5 billones de Foncolpuertos).

Luis Hernando, que está en libertá condicional y tiene pensión del Congreso, se negó a participar gratis en el jurado. El otro candidato, Carlos Palacino ($1,4 billones de Saludcoop), presentó escusa médica.

No ganamos fácil, ni crean: tocó sobornar al jurado internacional, compuesto por corrutos duros de México, Ghana, Birmania, Guatemala, Arabia Saudí y Brasil. Todos querían ganar, y casi nos gana Ghana.

Los países representaos en el jurado fueron mostrando los casos de corrución que los harían merecedores del premio, pero cuando le tocó el turno a Colombia todos palidecieron.

Reficar, Agro Ingreso Seguro, el cartel de la hemofilia, Electricaribe, Dirección Nacional de Estupefacientes, Programa de Alimentación Escolar... ¿Le roban la comida a los niños pobres?, preguntó incrédulo el corruto de Guatemala.

El mejicano dio la pelea y enumeró su propia lista, pero nuestro representante Samuel le dijo: Puede que ustedes nos empaten en corrución, pero Colombia les gana sobrada en impunidá, y pidió un brindis por Fabio Puyo, amigo de Andrés Pastrana que se robó la hidroelétrica del Guavio, y vive en España fresco muy.

Viéndose perdido, el mejicano pidió que se incluyera la corrución de las Fuerzas Armadas, pero el corruto brasilero le alvirtió: No se meta con ese renglón, compadre, que Colombia nos da sopa y seco.

México se quería quedar con el primer puesto como fuera y sacó a relucir su más reciente caso de corrución: el exsecretario de Seguridá Pública Genaro García Luna, que recibía plata del Chapo.

Pero Colombia pidió que no se tuviera en cuenta la corrución por narcotráfico, porque ahí sí nos llevamos en los cachos al que sea, y puso como ejemplo los dos jefes de seguridá del presidente Uribe, los generales Mauricio Santoyo y Flavio Buitrago.

El corruto mejicano no se quedó callao y mostró fotos de “La casa blanca”, como le dicen a la mansión del expresidente Enrique Peña Nieto, comprada muy barata a un contratista de su gobierno.

Samuel no se inmutó y sacó fotos de la zona franca de los hijos de Uribe. El mejicano trastabilló, pero se repuso y mostró el video del embajador mejicano en Argentina robándose un libro.

Samuel sonrió picarón y sacó el periódico con la noticia de la exalcaldesa de Lorica llevándose el inodoro de la oficina. El mejicano agachó la cabeza y dijo: ¡Me rindo, cuate!

Ñapa: no queremos hablar de las chuzadas porque le creemos al presidente Uribe. Lo vimos arrodillao rezando muy devoto: Señor, vos que chuzás mi conciencia sabés que soy inocente.

Ñapita: Líder de los taxistas: Señora conductora de Uber, ¡eche pa la cocina! Conductora de Uber: Yo por allá no voy...

Payola: berrionditas, vean la película El escándalo. No más jefes abejorriando. No se queden calladas, ¡denuncien!

900381

2020-01-19T00:00:02-05:00

column

2020-01-19T00:30:01-05:00

[email protected]

none

Tola y Maruja narran cómo fue la elección de Colombia como el país más corrupto

83

3663

3746

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja