Por: Tola y Maruja
Contestan

Tola y Maruja opinan sobre la revocatoria de Enrique Peñalosa

Divertidas ñapangas,

Soy una señora bogotana divinamente y estoy en shock desde que la Registraduría validó las firmas que piden la revocatoria del chirriadísimo Peñalosa. Ala, esta indiamenta nos quiere meter en un proceso traumático, caro e inútil, carachas... ¿Ustedes, como representantes de la sociedad senil, qué opinan, caray?

Atentamente,

Adelaida Pombo de Brigard

 

Querida dediparada,

Por su letra vemos que arrastra las erres. Qué pena, pero nosotras nos tenemos que declarar impedidas pa hablar del dotor Peñalosa porque estamos pendientes de que el Distrito nos compre la casa.

Como sumercé debe saber, Tola y yo nos vinimos a vivir a Bogotá y montamos una casa preciosa, de conservación, en el bello barrio La Soledá, con teatro y el primer y único museo de caricatura en Colombia.

Pero como Tola era la CEO y yo la coach, fracasamos como alministradoras y tuvimos que cerrar la casa y ponela en venta pa matar “culebras”. Y se la estamos ofreciendo a Idartes pa que no muera la única galería dedicada al bello arte de la caricatura.

Pero aunque no nos compre la casa, nosotras estamos muy contentas con el gobierno de Peñalosa porque es un mandatario que ha demostrao su amor por Bogotá y la quiere salvar de la sobrepoblación.

Desde su primer Alcaldía, Quique sabotió el metro pensando que si la capital llegaba a tener un trasporte público decente entonces mejoraría la calidá de vida y se nos vendrían todos los colombianos a vivir aquí.

Una ciudá como Bogotá, con este clima privilegiao, con estos atardeceres tan bonitos, con su oferta cultural y académica y su variedá gastronómica y de rumba, y fuera de eso con metro... Ni riesgos, se nos llena esto de provincianos.

¿Y se imaginan si limpiamos el río Bogotá? Entonces los caleños, en vez de ise pal río Pance, nos invaden en enjambre a bañase y a clavase desde el puente de la Boyacá. Peñalosa, como Dios, sabe cómo hace sus cosas.

Los que le tienen animalversión lo acusan de inventase un dotorao. Quique nos esplicó: Vean tías, todos los días, a mañana y tarde, el portero del edificio, la señora del aseo y el embolador de la esquina me decían “doctor”, y me dio pesar sacarlos del error.

Quique es un ser encantador y a nosotras nos gusta hacenos junto a él porque su estatura hace antena y nos dentra más mejor la señal del cedular. Y cada rato nos convida a caminar por la Sétima pa ver venaos, pero parece que los vergajos animales se esconden cuando lo divisan.

Hablando de la Sétima, nos contó Peñalosa que la idea del Trasmileño por esa vía es uniformar el color de las fachadas de las casas con un tono oscuro, que se lograría completamente gratis con el hollín.

Quique es muy ahorrativo: en su primera Alcaldía se opuso al metro por caro, y ahora, que lo obligaron a empezalo y que está más caro que cuando era caro, se opone al metro suterráneo también por caro. Peñalosa odia lo caro y por eso tiró a la basura unos estudios del metro que salieron muy caros.

De modo, cara amiga, que Tola y yo nos oponemos a la revocatoria, por cara, y apoyamos a Quique en su empeño de hacer de Bogotá una ciudá con una movilidá que le haga quitar a los montañeros las ganas de venir a estorbar.

Tus tías que te quieren,

Tola y Maruja,

Posdata: Tal vez los venaos que veremos en las calles bogotanas serán los que salgan de güida de la reserva Van der Hammen.

Ñapa: Un disfraz barato pa este Jalogüín: salga a todas las fiestas y dice que está disfrazao de corruto con casa por cárcel.

Payola: Este martes 31 última función en Medellín de “Drácula, el vampiro que da risa”. Quizque el conde se vino pa Colombia porque le hablaron muy bien del cartel de la hemofilia. Casateatro El Poblado: 3210011.

Buscar columnista