Por: Tola y Maruja
No nos consta

Tola y Maruja relatan cómo fue el nacimiento de Jesús

Adonaias potentes,

Soy una cristiana que disfruta la tradición del pesebre y me gustaría que ustedes nos cuenten cómo fue el nacimiento de Jesús. ¿Es cierto que el venerable José quedó un poco arisco porque él esperaba mellizos?

Atentamente,

Inti Fada García

***

Querida Inti,

Por su letra vemos que tiene alguna dolencia en la mano: ¿molida de mecer natilla? ¿Quemada por buñuelos esplosivos? Con mucho gusto le contamos lo que dicen los evangelios ampócrifos sobre la llegada del Niño.

La Sagrada Familia vivía en Nazaré, donde José era carpintero, y con una fama de incumplido la hijuemama. Cómo sería, que por esos días Pilatos le encargó tres cruces y se las vino a entregar 33 años después... y sin barnizar.

Cuando la Santísima Virgen estaba ya muy piponcha, san José la llevó a la EPS pa que la revisaran, pero allá les dijeron que no había cupo y los remitieron pal hospital de Caná, donde los rechazaron porque solamente atendían prepagada.

A la salida se toparon con la sorpresa maluca de que la grúa se había llevao la burra, pues en las carreras la dejaron mal parquiada. Pero cuando Dios no viene manda el angelito: un samaritano, mediante un denario, les devolvió el jumento y se enflecharon pa Belén, donde sí atendían Sisbén.

En el camino, a María le empezaron las contraciones, y todavía los esperaba otra sorpresa: en Belén les preguntaron que en cuál Belén les tocaba, quizque porque había Belén de Umbría, Belén de Bajirá, Belén de los Andaquíes y hasta La Playa de Belén.

Entonces San José se güelió que los iban a bananiar y salió en busca de hospedaje, pero todas las posadas estaban tuquias por ser pleno diciembre, alta temporada, y les tocó encuevasen en una pesebrera, donde un manso buey rumiaba un villancico.

Iban a ser las 12 de la noche del 24 y la Virgen rompió fuente. ¿Y quién consigue una comadrona ese día a esa hora? Como pudo, el bueno de José recibió a la criatura, se le facilitó que lo jaló de la aureola, y mochó el cordón umbilical con los dientes... del serrucho.

Una fosforecencia alumbró el cielo, un coro de ángeles entonó el tutaina tuturumainá y los pastores vinieron a adorar al Niño, que de una se volvió tendencia en redes y que hizo su primer milagro al nacer: salió pulido, zarco y mono, en una raza más bien oscurita y narizona.

¿Y adivinen quién se apareció con aguinaldo pal Niño? Jo, jo, jo... ¡Santa Claus!, que antes se llamaba San Claus, pero un juez le ordenó lenguaje incluyente. Muy noble Santa, tener ese detalle con la competencia.

San José se volvió chocho con el bebé y quería que se llamara José María, pero la Virgen impuso un nombre con más proyeción: Jesús. Menos mal, iba sonar raro Josecristo.

Cuando llegaron los Reyes Magos, la Virgen pensó pa sus adentros: Tan hambrientos estos Magos los regalos que traen... No pues, se tapó el Niño: la mirra es baratísima y el incienso lo enciman. Y el oro ni oro será. Pelaron el cobre.

Contrario a lo que creemos, la visita de los Reyes Magos no fue tan bienvenida pa María, pues los Reyes, algo copetones por el vino, hicieron comentarios fuera de lugar: que el Niño no se parecía al taita sino en lo arrugao...

María cambió de colores cuando Melchor alabó a José diciendo que muy meritorio que un viejito tan traquiao se le midiera a criar un petaconcito ajeno. Y casi los rumba pa la porra cuando Baltazar comentó que lo deberían llamar como el papá: Dios Junior.

Como dato curioso, el “Avi María” que decimos los paisas viene del presebre, porque todos los pastores esclamaban al ver a Jesús: Eh Avi María, qué niño tan divino, no friegue... Parece sembrao en boñiga.

Tus tías que te quieren,

Tola y Maruja

Posdata: Quién se iba imaginar que muchos años después, frente al pelotón de centuriones, este precioso niño moriría en un lío de faldas... de túnicas.

Ñapa: Tola y yo les deseamos una feliz Nochebuena y damos un abrazo solidario a las familias de los más de 100 líderes sociales asesinados este año en Colombia.

Payola: Qué dicha esculcar mañana debajo la almuada y topar de traído el libro “Tola y Maruja sin agüeros”... ¡Aleluya!

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

Tola y Maruja están de regreso

Carta al presidente Santos