Por: Diana Castro Benetti

Transacciones

Cualquier tarde y calle de capital son propicias para las transacciones, ésas que nos hacen vivir, sentir y soñar con otros intercambios para desafiar la suerte, la muerte y las ilusiones. No hay transacción inocua.

Cada una aporta lo suyo, muchas proveen alimentos, cobijo y serenatas con halagos incluidos. Otras, más salvajes, hacen de una ganancia la ventaja de unos pocos o de la obligación el derecho de uno solo. Algunas son desiguales hasta los tuétanos y buscan la reproducción de sistemas arcaicos durante eones; otras hacen de la fuerza su motivo y hasta recogen los pedacitos de dolores en los cuerpos que duermen con la tierra.

Las transacciones están en todos lados. Suelen estar lejos del salón de clase de economía o rodean las multitudes y son compañía a la soledad de un vendedor de esquina. Algunas son fortuitas, inesperadas y llenas de íconos de futuro. Otras, más conservadoras, recrean las delicias de un pasado o las estructuras de siglos ya vividos. Las hay que llevan en sí el germen de una violencia recurrente y otras que se debaten por ser la ilusión de una paz presente. Todas y cada una de nuestras transacciones quedan grabadas en la piel, el corazón y el alma porque somos dependencias con los otros desde la cuna y vamos haciendo tratos día por día. Las transacciones siempre ajustan las facturas sin saber la diferencia entre suerte y destino.

Y es que no hay pregunta más política que aquella que indaga sobre cómo queremos estar en nuestra propia esquina del mundo. Cada cual actúa desde sus posibilidades con atención y conciencia o con suerte y azar. Hacer de los intercambios personales una apuesta por un interés común requiere empezar por comprender los efectos de las sonrisas y los menosprecios, de la generosidad y la iniquidad, de la expansión y de los límites. Conciencia de la acción, conciencia en acción, esto es el más puro karma yoga.

Sin doctorados ni diplomas, muy al final, nos quedamos con una sola pregunta, ésa que insinuaban los magos y maestros de obras en las construcciones de las catedrales: ¿cuáles pueden ser las transacciones que generen dignidad para mí y para otros?

otro.itinerari[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Diana Castro Benetti