¿Cuáles son las razones de la movilización?

hace 12 horas
Por: Felipe Jánica

Transformación cultural o digital

Son muchas las discusiones en torno de la transformación digital en las organizaciones. De hecho, el argumento válido que soporta estas discusiones es la cuarta revolución industrial. Lo que hay que preguntarse, antes de embarcarse en un programa de transformación digital, es para qué debería la organización que dirijo o en la que trabajo, transformarse digitalmente. También hay que preguntarse qué sabemos de esa famosa cuarta revolución industrial. Así las cosas, antes de pensar o ejecutar una transformación digital, es necesario que conozca de qué se trata y qué implica dicha transformación y cuál es el propósito de esta. Lo que hay que tener claro es que esta transformación no solo es lo digital y lo tecnológico, más allá de ello, está la transformación cultural de la organización – y como en ella no hay máquinas sino personas – esta transformación tiene todo que ver con sus equipos de trabajo.

Empecemos por comprender de qué se trata la cuarta revolución industrial, esa de la que todo el mundo habla y la que ya es una realidad. Pasamos de una revolución mecánica a una eléctrica y luego a una automatizada. Ahora el estar conectado significa mucho para la economía, por eso se le atribuye a ésta la cuarta revolución industrial. Pero más allá de estar conectado con los clientes, que sería primordial, debemos estar conectados con los interesados clave (Stakeholders: clientes, proveedores, empleados, comunidades, reguladores, entre otros). Acá lo clave es volver a lo básico, siendo ello el saber comunicarse o mejor conectarse con sus stakeholders. Para lograr la conexión y permanecer conectados con los stakeholders, lo primero que hay que hacer es transformar la cultura de la organización. Para ello entonces hay que pensar en una renovación estratégica de la organización.

En columnas pasadas, había discutido acerca de la importancia de la renovación estratégica para las organizaciones. De hecho, son muchas las discusiones entorno de qué tan ligado está ésta a la innovación y a la cultura emprendedora de la organización. La relación, según la literatura científica y académica es contundente. De hecho, la cultura emprendedora dentro de las organizaciones tiene embebida tanto la innovación como la renovación estratégica, pues no se podrá lograr transformarse a una cultura emprendedora sino se hace una renovación estratégica. Si es así, lo que primero deben hacer las organizaciones es renovar su planeación estratégica. Para ello, hay que pensar e iterar qué tantos componentes de esa planeación estratégica están pensadas y soportadas en el propósito de estar conectados con sus stakeholders.

En la mayoría de los casos la conexión de la estrategia con los stakeholders es mínima. Es allí entonces donde hay que hacer la renovación. El principal componente de esta renovación es la cultura de la organización. Recordemos que la cultura organización no existe, lo que existe es la suma de la cultura de cada uno de los individuos de la organización, pues las empresas no son máquinas sino personas. Por eso, la génesis de la transformación digital de cara a una cuarta revolución industrial que le permita estar conectados con sus steakholders, es la transformación cultural de la organización.

Es por esto, que la transformación digital no puede ir separada de la transformación cultural. Por eso si está pensando en embarcarse en una transformación digital, piense primero y cuestiónese si realmente sabe de qué se trata la cuarta revolución industrial y qué papel juaga su organización en ella. Con esto claro, le aseguro que hará de su transformación digital algo básico y por el contrario algo mucho más profundo la transformación cultural en su organización.

866270

2019-06-17T00:00:29-05:00

column

2019-06-17T00:15:01-05:00

jrincon_1275

none

Transformación cultural o digital

34

3899

3933

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Jánica

La tarea en pro de los negocios sostenibles

¿Inteligencia o superficialidad artificial?

Juego limpio, señores