Por: Cartas de los lectores

Tres cartas de los lectores

La segunda hecatombe

Fue muy difícil para la Corte Suprema de Justicia después de la hecatombe del Palacio de Justicia. Y nunca más se logró la excelencia que caracterizaba la probidad e idoneidad de nuestra más alta corte.

Escuchábamos que las sentencias tenían precio... pero nos negábamos a creerlo. Que desde que ingresaban las demandas a reparto ingresaba con ellas un botín. Otra cosa para poner en duda.

Hoy, cómo duele ver que los rumores se convierten en certezas.

¿Que debemos preservar la institución? Sí. Con seguridad, sí. Pero corresponde hacer una firme investigación a todos los que de ella forman parte. No será fácil recuperar la confianza que nos ha sido minada. Y si ahora corresponde iniciar una nueva corte como tocó hacerlo hace más de 30 años, pues procedamos. A la final serían otras llamas las que la destruyeron, las de la corrupción, solo que el anterior desastre se llevó muros y puertas fáciles de reemplazar. Ahora se trata de valores y principios que no sabremos si se lograrán restablecer, porque tampoco sabemos si quedaron calcinados para siempre en la primera toma.

María Eugenia Medina.

Los verdaderos campeones

Una vez más el recorte del presupuesto del deporte 2018 se hace porque siempre es el hilo más delgado, porque al Estado no le interesa la preparación de los deportistas. Sin escenarios no hay condiciones para la práctica de los deportes que los necesitan. En Colombia se ha descubierto un nuevo sinónimo de deporte: fútbol. Ya basta, démosles la verdadera dimensión a los deportistas que no son futbolistas, como patinadores, ciclistas, boxeadores, que son los verdaderos campeones.

Benjamín Arturo Mendoza.

Delincuentes disfrazados de taxistas

La violencia asustadora e indignante que están generando delincuentes disfrazados de taxistas en Bogotá no la pueden ni la deben tolerar las autoridades, porque es una abierta y afrentosa manera de atentar contra la vida, la convivencia, el trabajo, la libertad y la justicia.

Eso precisamente es lo que están haciendo los tales disfrazados contra el servicio tipo Uber, en una economía con libre iniciativa empresarial, garantizada además por la Constitución.

Es indicado el momento para decir que las autoridades deben tener un censo actualizado de las personas que ejercen el oficio de conductores en automotores de servicio público, ya que la serie de hechos violentos que se han presentado mostraría que a varios habrá que enviarlos a reeducación en ciudadanía. 

Rogelio Vallejo Obando. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected].

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Carta de un navegante por la educación

¿Y dónde están ellos?

Personaje tóxico