Por: Cartas de los lectores

Tres cartas de los lectores

¿Cojea el posconflicto?

Las circunstancias de tiempo, modo y lugar sobre el devenir del posconflicto empiezan a preocupar cada día a más colombianos. Había asomo de ello, había una premonición de lo que venía, el rechazo al acuerdo firmado por las Farc y el gobierno Santos. Muchos intuimos que primaba la paz sobre la verdad y la justicia.

Distintos hechos acaecidos después de 31 meses de la firma en el Teatro Colón, como las nimias confesiones sobre sus crímenes, rutas del narcotráfico, reparación, entrega de armas y bienes parecen dar razón a los escépticos y a ahora con la fuga o paradero incierto de los pesos pesados como Márquez, Romaña, el Paisa, Santrich y 750 reinsertados, descuadran más la ecuación paz vs. verdad, justicia y reparación, ayudada con la desazón que producen algunos pronunciamientos de la JEP y las altas cortes.

El presidente Duque prometió construir sobre lo construido, en materia de paz ha cumplido, las Farc ya tienen su partido político, representación en el Congreso, zonas de concentración, esquemas de seguridad. Es hora entonces de que los líderes de las Farc recapaciten sobre lo que está ocurriendo con sus desmovilizados y las instancias judiciales y extrajudiciales sean más expeditas para que la verdad, justicia, reparación y no repetición brillen cuanto antes con luz propia.

Hernán Salazar Hurtado, Armenia.

Sobre una columna de Catalina Uribe (I)

Muchos medios se han creído que prestarle micrófonos y publicar notas de políticos, funcionarios públicos y cacaos sin ni siquiera confrontar lo que se informa es buen periodismo. Qué falsos estos medios y esos periodistas manipuladores. Bien informar es informas verdades, sin tapujos, sin manejos, sin manipulaciones.

M. Jiménez.

Sobre una columna de Catalina Uribe (II)

Creo que parte del problema está en que quien miente, infla o transmite una mentira o una falsedad no recibe el castigo que merece. Lo importante sería que estos comportamientos tuvieran consecuencias, pero no las hay. Cuántas mentiras nos ha dicho a los colombianos ese comerciante convertido por la gracia del Centro Democrático en ministro de Defensa y qué le ha pasado: nada. Conclusión: la mentira paga. Triste.

Helena Daza.

Envíe sus cartas a [email protected].

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

¿Quién está en la Luna?

La relevancia de la sociología