¿Cuáles son las razones de la movilización?

hace 11 horas
Por: Pedro Viveros

Trump o Pence: ¿quién evitará el desmoronamiento de EE.UU.?

Desde 1960 la palabra más usada por los analistas, académicos, políticos y demás interesados en la vida de los estadounidenses ha sido desmoronamiento. Ese vértigo social de los norteamericanos se acentúo después de la presidencia de Franklin Delano Roosevelt. La era rooseveltiana no solo fue pieza fundamental para la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial, sino por la forma paternalista como resolvió la crisis económica y política de su país, al tiempo que proyectó unas reglas mundiales que perduraron hasta los azarosos años 60.

Cuando los padres fundadores de los Estados Unidos consagraron en la primera constitución moderna escrita la idea de libertad, fueron estrictos en el sentido de este valor fundamental sobre todo en lo relacionado con la separación de poderes. Incluso su sublevación contra Inglaterra radicó en la forma despectiva e impositiva como los ingleses definían su futuro como colonia y poco fueron tenidos en cuenta al momento de opinar o contribuir para el desarrollo de su intención de nación. Aquí se podría centrar la actual sensación de declive de esa nación por las recientes acusaciones contra el presidente Donald Trump por haber solicitado ayuda al presidente de Ucrania para obtener información de un rival político y de su hijo, por actividades realizadas en este país fronterizo con Rusia.

El elemento central de una democracia pervive esencialmente por el respeto a la división de pilares fundamentales en cualquier régimen definido como democrático. El hecho de tener un Ejecutivo (presidente), un Legislativo (Congreso) y Judicial (cortes) permite que los controles, vía la autonomía de cada uno de estos poderes, consolide el respeto por la ley y se garanticen los derechos de los ciudadanos construidos y defendidos por el órgano de elección derivada: parlamento.

Un ejemplo de esta garantía lo pudimos ver la semana anterior cuando Lady Hale, presidente de la Corte Suprema del Reino Unido, frente a la decisión del alto tribunal en referencia al cierre del parlamento ordenado por el primer ministro Boris Johnson, quien pretendió saltar con “garrocha” la discusión sobre el brexit, dijo: “El consejo del primer ministro a la reina [para que ordenara la suspensión del Parlamento] fue ilegal y ajeno a los poderes del cargo. Por lo tanto, la orden misma, basada en un consejo ilegal, fue ella misma ilegal, nula y sin efecto, y debe ser suprimida”. Primó la ley hecha por los hombres británicos sobre los “atajos” normativos pretendidos por el líder parlamentario que estuvo a punto de socavar el nodo central de los ingleses: la reina.

Estados Unidos ha tenido, con este de Trump, tres presidentes acusados bajo el llamado “impeachment” o juicio político, por “haber violado su juramento para el cargo y sus obligaciones bajo la Constitución”. Andrew Johnson (asumió luego del asesinato de Abraham Lincoln) y Bill Clinton fueron absueltos luego de haber sido acusados por la mayoría en la Cámara de Representantes, pero en el Senado, la instancia que decide, no hubo la sumatoria requerida para retirarlos.  En el caso Clinton hubo un político republicano de nombre Newt Gringrich que soliviantó a los gringos con la idea de aprovechar, según él, la falta de moral de Bill Clinton para corregir el desmoronamiento de la sociedad y consolidar una “nueva civilización” que la enmarcó en un documento denominado “Contrato con América”. Tiempo después él mismo reconocería que había tenido una amante durante su paso por la presidencia de la cámara baja de ese país. ¡La moral de los moralistas!

Gringrich tuvo como frase central: “La política sin guerra puede ser muy aburrida”. Hoy un republicano en la presidencia de la unión y las mayorías de ese mismo partido en el Senado, tienen un combate por evitar “el desmoronamiento” y lograr la supervivencia de su civilización democrática, con Trump o con Pence.

@pedroviverost

883556

2019-09-30T00:00:48-05:00

column

2019-09-30T00:15:02-05:00

jrincon_1275

none

Trump o Pence: ¿quién evitará el desmoronamiento de EE.UU.?

62

4246

4308

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Pedro Viveros

¿Pasa el paro y el 22 de noviembre qué?

¡Ya ganaron! Ahora, a gobernar en serio

Se buscan más roosevelts y más santos

La vecindad