Por: Nicolás Rodríguez

Trump se las trae

CUANDO UNO CREÍA QUE LO HABÍA visto y oído todo en materia de candidatos gringos a la presidencia (o de presidentes ejerciendo porque cómo olvidar a George W. Bush dándole un masaje de espaldas, de la nada, a la canciller Ángela Merkel), Donald Trump, el multimillonario con pelo de abuela rubia, salió de la aparente comodidad que le brindan sus casinos para exigir la partida de nacimiento de Barack Obama.

El hecho no pasaría de ser anecdótico, como cuando se dijo que Sarah Palin creía que África era un país y Sur África una región, de no ser porque el propio Obama se tomó la molestia de divulgar el documento que comprueba que nació en Hawái y no en la copa de un árbol en un país lejano y terrorista, como parecen creer algunos de los más fervientes seguidores del republicanismo.

Es más, ahora Donald Trump, el hombre de los rascacielos neoyorquinos que se autoglorifica en libros de superación empresarial con mandamientos del tipo de “sé apasionado”, “piensa en grande” y “sólo los perdedores abandonan”, puntea en las encuestas de intención de voto para la presidencia del Partido Republicano. Por encima, incluso, de Sarah Palin, la preferida de muchos internautas que fantasean con su porte de profesora de inglés (ya que no de geografía).

Aunque es algo tropical, digno, pensaría uno, de república bananera, el resultado de la encuesta no era tan impredecible. Trump podrá no ser el más ortodoxo de los republicanos, como quedó claro en la contienda anterior, cuando sugirió que era necesario apuntarle a una cobertura universal en salud, pero se sabe mover en la sociedad del espectáculo. Puede que el magnate no sepa  de política, pero conoce de audiencias (es el dueño, si a eso vamos, de Miss Universo).

En últimas, si Bush hijo administró, durante ocho años, como si se tratara de un rancho grande, ¿por qué no habría de teledirigir a los Estados Unidos el mismísimo creador del Aprendiz como si tratara, también, de un reality?

Buscar columnista

Últimas Columnas de Nicolás Rodríguez