Por: Beatriz Miranda
Hoy le toca el turno a China

Trump y Asia

Hacerle frente a la creciente hegemonía china y asegurar una coalición contra Corea del Norte están entre las misiones del mandatario.

El presidente de Estados Unidosm Donald Trumpm inició una gira en Asia, la cual incluirá Japón, Corea del Sur, China, Vietnam y Filipinas. Este es el más largo viaje de un presidente norteamericano a dicho continente en los últimos 25 años. En realidad, el presidente Donald Trump intenta acercarse a algunos países asiáticos con el fin de conformar un grupo que pueda servir de muro de contención a Corea del Norte, la actual amenaza nuclear, que podría justificar la próxima guerra inventada de la Casa Blanca y el Pentágono.

Al aterrizar en la base aérea de Yokota, cerca de Tokio, el mandatario estadounidense envió el primer mensaje a Kim Jong-un: “Ningún dictador, ningún régimen, ninguna nación, deberá nunca subestimar la determinación americana”.

Trump quiere reforzar las presiones a Corea del Norte, pues cree que en los últimos 25 años las estrategias puestas en marcha por Estados Unidos fueron muy débiles y de poca efectividad. Pretende que además de las sanciones impuestas por la ONU, se incluya a Corea del Norte en la lista de países patrocinadores del terrorismo.

El encuentro entre Trump y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, evidenció la excelente relación entre los dos países. El premier japonés advirtió al presidente Trump “el peligro de un ataque militar preventivo a Corea y las consecuencias económicas de este para el continente asiático”.

Más allá de intereses económicos y geopolíticos, Trump sabe que Japón tiene motivos suficientes para promover y apoyar sanciones en contra de Corea. Trump afirmó que Japón es un “valioso socio y crucial aliado”. Quedó atrás la vieja enemistad heredada de la Segunda Guerra Mundial, debido al ataque de Japón a Pearl Harbor y a las bombas contra Hiroshima y Nagasaki. Japón ha dejado de ser enemigo para convertirse en el aliado número 1 de Estados Unidos en Asia.

En los próximos días, Trump asistirá a dos importantes cumbres: la de los países de Asia-Pacífico (APEC) y del Sudeste Asiático (Asean). Un Donald Trump contradictorio y mediático, defensor del proteccionismo, que acusaba al continente asiático de ofrecer mano de obra barata y atraer a las fábricas americanas, posiblemente hablará, durante la reunión de la APEC, sobre su plan económico-comercial dirigido a la región indo-pacífico, ya que India sería incluida.

Al conformar un frente común con Japón y Corea del Sur, Trump espera demostrar una relativa unidad ante y contra Corea del Norte y presionar a China para aplicar medidas económicas más relevantes en contra del régimen norcoreano. No obstante, no se esperan cambios rotundos en la relación de las dos mayores economías del mundo. En la mejor de las hipótesis se bajará el nivel de las tensiones existentes para, de algún modo, hacer contrapeso al auge creciente de China en el mundo.

Después de la salida de Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), que daría vigencia al mayor bloque económico del mundo, Trump intenta disminuir el descontento de sus principales aliados con el fortalecimiento del comercio bilateral, la vieja fórmula divide y reinarás.

Simultáneamente, Donald Trump declara la guerra a sus principales aliados comerciales, su popularidad encabeza la lista de las más bajas en los últimos tiempos y se abre un nuevo capítulo cuyos protagonistas son asesores cercanos y familiares del mandatario: los Papeles del Paraíso. Pareciera que definitivamente Rusia logró tener aliados confiables en el actual gobierno. Sólo resta saber si Donald Trump logrará escaparse de un nuevo Watergate.

*Universidad Externado de Colombia

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Beatriz Miranda

Unasur sin Colombia

Cuba y su nueva Constitución

Inmigrantes en Europa: admirados y rechazados