Por: Marcos Peckel

Trump y el rompimiento de viejos paradigmas

Donald Trump ha zarandeado el escenario global, pero los pedazos no han caído aún, no sabemos cuándo ni cómo caerán, y cual será el efecto real en la geopolítica planetaria.

Mas allá de la aparente disfuncionalidad de su administración, a Trump habrá que juzgarlo por sus resultados, no por el apego a viejos paradigmas de política exterior como si estos fueran mandatos divinos, máxime cuando en muchos casos fueron rotundos fracasos.

Al comienzo de su mandato, el mundo ya estaba desencajado, en parte, gracias a políticas erráticas de sus predecesores en la Casa Blanca.  

La primera patada al tablero se la propinó Trump al orden comercial, retirando a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y forzando una renegociación del NAFTA -acuerdo de libre comercio de Norte América- la cual logró en tiempo récord,  saliéndose con la suya. 

La guerra comercial que ha emprendido contra China  contiene un  componente geoestratégico que busca  subsanar  políticas de apaciguamiento de sus predecesores frente  a las posturas agresivas de Beijing en el Pacífico. De lograrse  un acuerdo entre las dos potencias, Trump podría  “sacar pecho”. Respecto a las Coreas,  el “affaire” de Trump con Kim Jong-Un podría o no resultar.         

El Medio Oriente ha sido un caos desde la irrupción de la primavera árabe. Trump, contrario a Barack Obama, ha asumido una política simple y realista: afianzar las alianzas con los amigos de Estados Unidos sin editorializar sobre derechos humanos o valores democráticos.

 Ha mantenido su apoyo incondicional, a pesar  de sus andanzas, al  príncipe heredero saudí Mohamed Bin Salmán  y a Abdel Fatah Al Sisi sepulturero de la corta democracia egipcia. Israel ha encontrado en Trump un gran aliado y el tan anunciado “plan del paz del siglo”  entre Israel y Palestina, cuyo primer capítulo tuvo lugar hace días en Bahréin, es una novedosa forma de acometer un conflicto en el que todos los esfuerzos anteriores han fracasado. 

La retirada de Washington del acuerdo nuclear con Irán y la reimposición de sanciones están ahorcando la economía persa.  Esto podría conducir a una nueva negociación o a un enfrentamiento. Pronostico reservado.     

Clamando Washington por el fin de la dictadura venezolana,  severas sanciones se han impuesto al régimen de Maduro, se han cerrado los mercados al petróleo y  el acceso al sistema financiero, en contravía con  la política de Obama que busco infructuosamente negociar.  Aunque Maduro sigue en el poder, el desenlace de la crisis venezolana es aún incierto y de caer finalmente el chavismo, Trump podría asumir el éxito. 

La Alianza Atlántica, cimiento por décadas de la política americana esta siendo tensionada por Trump  por los asuntos de la OTAN, comercio e Irán, sin que esto signifique su final, más  un reacomodamiento. 

En un mundo en transición, con los valores democráticos erosionados, el nacionalismo exacerbado, organismos internacionales inoperantes, desigualdades rampantes y riesgos acechando por doquier, Trump juega con otras reglas. La incertidumbre es lo único cierto.     

868850

2019-07-02T22:00:00-05:00

column

2019-07-02T22:00:01-05:00

alagos_86

none

Trump y el rompimiento de viejos paradigmas

43

3606

3649

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Marcos Peckel

La madre de todas las traiciones

Sistema en crisis

Tiranos gemelos

¿A cómo Groenlandia?

Agitando el polvorín