Por: Aura Lucía Mera

Tumaco, apuesta histórica

Ese municipio que parecía condenado a cien mil años de soledad resucita como el ave fénix. Agobiado por los grupos insurgentes, el narcotráfico, las bandas criminales, el contrabando, la peste de la palma, la contaminación de sus ríos, las voladuras recurrentes del oleoducto y las torres de energía, y las minas antipersonales, envuelto en la violencia y el olvido, ¡resucita!

Tumaco, enclavado entre la desembocadura del río Mira, que nace en los picos nevados ecuatorianos bajo el nombre de Chota, y el océano Pacífico, ya mira de frente hacia un futuro promisorio. Atrás quedarán esos siglos de olvido. Su situación privilegiada entre esteros y playas, sabanas fértiles, pesca abundante y piedemonte que sube hacia la cordillera lo hacen especial.

Sobre todo su gente. No han sucumbido al resentimiento ni a la amargura. Cálidos, alegres, orgullosos de sus orígenes africanos, la risa a flor de labio, el ritmo en la sangre. Hospitalarios con los visitantes. Acogedores. El día se inicia con amaneceres iluminados y transparentes y atardeceres en los que el sol va cayendo al mar convertido en una bola naranja alucinante.

Este gobierno le apostó a su resurrección y, con el apoyo de la Nación, la Gobernación y la Alcaldía, es un hecho el Plan Quinquenal 2014-2020. El plan más ambicioso de su historia. Inversiones por más de $700.000 millones. Adjudicadas ya tres de las cuatro plantas eléctricas que se empiezan a instalar en septiembre para que Tumaco jamás vuelva a quedar sin luz. $72.000 millones para ampliar la llevada del agua de la bocatoma a la planta de Buchelly y así concluir el acueducto, más los acueductos interveredales. La meta es dotar a la ciudad de alcantarillado.

La vía binacional que unirá a Ecuador con Tumaco se concluirá en 2016, con un costo aproximado de $130.000 millones, y la acuapista Tumaco-Guapi, que recorre 400 kilómetros, con un costo de $3.000 millones.

Con el apoyo del Banco Agrario, Incoder y Bancoldex, se reactivarán los créditos para la recuperación de los cultivos de palma, cacao, arroz, la pesca y el comercio. Subsidio para el gas líquido a los estratos más necesitados (del 50% y 40%). Una nueva sede para el Sena, programas de viviendas gratuitas en la comunidad del río Mira, la construcción del malecón y el regreso de los vuelos de Satena Cali-Tumaco.

No son cantos de sirena... Son hechos reales. Estuve en Tumaco la semana pasada. El Hotel Villa del Sol, bueno donde lo pongan, piscinas, spa, parasoles, un excelente restaurante... Quedé impresionada por la pujanza, el comercio, la alegría y amabilidad de sus habitantes, alucinada con los atardeceres.

El progreso y el perrenque vencerán los aspectos negativos. Tumaco se convertirá en el polo turístico de nuestro Pacífico. Felicitaciones al equipo de gobierno, ministros, instituciones y empresas que se unieron para hacer realidad ese sueño que parecía quimera inalcanzable. ¡Sí se puede!

P.D. No olvidemos, hablando de fútbol, que Willington Ortiz, Léider Preciado, Pablo Armero, Ibarbo son tumaqueños. Y que la marimba también nació en Tumaco. ¿Qué tal escuelas de danzas y apoyo irrestricto al deporte?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aura Lucía Mera

Ven y llévame al mar

¡Sensaciones!

¡Aporófobos! (Le tenemos fobia a los pobres)

Abajo el celibato

Recreos horizontales