Por: Aura Lucía Mera

Tumaco

“La ruina de un Estado nace en la casa del simple ciudadano”. (Refrán africano).

La tragedia ambiental de Tumaco sobrepasa todos los límites de cualquier justificación o raciocinio. Las Farc demuestran, ad portas de una negociación de paz, una actitud demencial.

Contaminar el agua de miles de habitantes, contaminar el Océano Pacífico, destruir el medio ambiente es un genocidio.

Si le sumamos la respuesta cínica de los voceros en La Habana, los ciudadanos como yo, del montón, del común denominador, nos quedamos sin palabras.

¿Qué pretenden? ¿No están ya ahítos de violencia? ¿No les basta la sangre de campesinos derramada durante más de medio siglo, bajo las consignas de mejorarle las vidas precisamente a los campesinos ? ¿Temen llegar a la vida civil? ¿Ya se les olvidó cómo es vivir sin escudarse en armas, minas antipersonas, emboscadas, violaciones a los derechos más elementales de sus hermanos de patria?

¿Se aculillan de sólo pensar en ganarse la vida honestamente como lo hacen millones de colombianos? ¿Temen quitarse los uniformes? ¿Se sentirán desnudos sin una ametralladora que los proteja? ¿Sienten terror de integrarse en la contienda democrática y no ganar los suficientes votos?

¿Cuántos muertos más necesitan? ¿Se acobardan ante el reto de la paz ya cuando la ven cerca? ¿No se dan cuenta que los ciudadanos estamos hartos de su prepotencia y de sus mentiras?

¿No son capaces de mirar de frente a sus víctimas? ¿Creen que reconocer errores los hará menos machos? ¿Tanta retórica les ha servido para algo? ¿Dónde está la hombría de la humildad? ¿Ya se les olvidó llamar las cosas por su nombre?
¿Si tienen un plan B por qué no piden asilo en cualquier lugar del mundo y se van del todo? ¿Cuántos muertos más necesitamos para la paz? ¿Cuánto más derrame de petróleo? ¿Los hace más dignos dejar los pueblos en tinieblas? ¿Realmente saben lo que quieren o la paz se les salió de las manos y lo único que saben hacer es sembrar terror?

¿Cuándo van a caer en cuenta que Colombia no los necesita ni los quiere y en cambio ustedes sí nos necesitan? Más de 40 millones de colombianos queremos la paz. Desempolven sus antiguos ideales y pónganlos de nuevo en práctica. Ya saben que matar y sembrar terror es fácil. El verdadero valor está en la honestidad y el amor. Todavía nos podemos dar la mano. No maten esta última oportunidad.

PD1. Estas reflexiones las escribo como mujer que ni es política, ni es de derechas, ni uribista, ni ordoñista, ni militarista, ni comunista. Una mujer que quiere ver su patria en paz.

PD2. También van estas palabras para los paras, los militares que ordenaron los falsos positivos, los narcos, las bacrim y todos los que cobardemente se escudan detrás de un arma para usar el poder .

Como dice el refrán africano del libro de Mia Couto, El último vuelo del flamenco. Lo recomiendo para todos los que deseamos la paz.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aura Lucía Mera