Por: Cartas de los lectores

Tumaco, la paz que no fue

Tumaco, la paz que no fue

Hace un año Tumaco respaldó la paz, dijo Sí al plebiscito con el que se pretendía legitimar los Acuerdos de paz entre el Gobierno nacional y las Farc. En el sur del país –tan golpeado por el conflicto armado en los últimos años– se veían con expectativa y esperanza dichos acuerdos, pero la realidad ha sido otra.

La gente en Tumaco se ha acostumbrado a vivir en medio de la violencia; hace parte de la cotidianidad escuchar de asesinatos, desplazamientos masivos, enfrentamientos entre bandas criminales y balaceras. Todo, en medio de la inoperancia y corrupción del gobierno local y ante el olvido del Gobierno nacional, que solo pone sus ojos sobre Tumaco para hablar de las estrategias para reducir las hectáreas de coca y quedar bien con los amigos-aliados del norte.

A los negros, mestizos, indígenas, campesinos y demás población que vive en Tumaco los metieron a la fuerza al conflicto y la violencia, pero no los buscan ni los tienen en cuenta para el desarrollo y planeación de estrategias para sacarles de esta, como si la vida acá valiera diferente.

Al Estado, que supuestamente iba a llegar gracias al proceso de paz, se le sigue esperando tanto en la zona rural como en el casco urbano, porque la pobreza sigue siendo rampante, la educación paupérrima, el agua indigna y la salud deficiente; cuando llega, lo hace a medias e incumple lo que acuerda.

La masacre de campesinos del 5 de octubre de 2017 fue la gota que volvió a rebosar la copa. Y sostengo que la volvió a rebosar, porque en marzo del 2017 ya se habían presentado graves enfrentamientos entre cocaleros y fuerza pública por la erradicación forzada, en los que también hubo muertos, heridos y acusaciones de parte y parte.

El Gobierno nacional debe comprender que la sustitución voluntaria es un proceso que requiere tiempo, que no responde a la inmediatez de las estadísticas que quieren presentar en el marco de la lucha contra el narcotráfico. También es el momento de entender que el campesino que siembra coca es víctima, tanto del Estado que le lleva a este lugar porque no le ofrece alternativas para salir de la miseria, como de los tantísimos grupos armados que se disputan este territorio y los amedrentan para sembrar.

Tumaco necesita presencia estatal, pero de calidad, no la que representan los militares y policías, porque si algo tiene este municipio son efectivos de la fuerza pública y eso no se ha traducido en más seguridad e institucionalidad, sino en más caos y violencia.

El Pacífico sur colombiano necesita una estrategia que vaya más allá de la bala y la fuerza; requiere una que le haga ver a la gente, sobre todo a los jóvenes, que hay alternativas a la ilegalidad y a la violencia.

Jorge Camilo Burgos Moceton.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Sobre el caso de Eileen Moreno

Un exprimidor para la economía naranja

Que se cumplan los términos judiciales

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores