Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Turismo y desarrollo regional

EL TURISMO SE PROPONE COMO herramienta para el crecimiento económico y para disminuir los desequilibrios regionales en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) generando incentivos a la actividad y consolidando el Fondo de Promoción Turística.

 

Realizar el potencial turístico requiere que se cumplan varias condiciones. Es muy importante implementar el Conpes 3658 sobre lineamientos de política para la recuperación de los centros históricos como lugares atractivos para el turismo. Estamos destruyendo en aras de la modernidad nuestro patrimonio arquitectónico, no sólo en las ciudades sino también en el campo. En Italia, país turístico por excelencia, está reglamentada la conservación del paisaje urbano y rural, al punto de que para modificar una casa o un establo en el campo se requiere de un permiso especial. Ejemplo nacional del valor de la arquitectura tradicional y cómo ésta aporta al desarrollo regional lo tenemos en Villa de Leyva y los pueblos y veredas circundantes, donde la actividad económica y el valor de la tierra se han incrementado por la gestión de conservación de su arquitectura tradicional.

En Colombia, el mayor potencial está relacionado con el turismo de naturaleza y esto se debe asociar con otras actividades del PND como el manejo de cuencas, la protección de humedales y bosques y la conservación de la biodiversidad. Según el Foro Económico Mundial, Colombia se destaca en turismo natural por ser el segundo país en el total de especies conocidas, quinto en recursos naturales y doceavo en número de áreas protegidas. Este turismo no es como lo referencia el PND, sólo en los Parques Nacionales Naturales (PNN), sino también en fincas y reservas privadas. La riqueza está en todo el territorio y un primer paso en este sentido es que la zona cafetera fue recientemente declarada patrimonio de la humanidad, por su paisaje y cultura. Es necesario mejorar el paquete de la oferta local, uniendo paisaje natural, arquitectura, gastronomía, música y artesanía, entre otros.

El desarrollo del agro y el ecoturismo es complemento del desarrollo rural. En Italia hay más de 12.000 ofertas para este tipo de turismo. A cambio de las tradicionales 5 estrellas, debemos generar calificaciones según el relacionamiento de la actividad turística con la oferta natural y cultural local. El PND menciona que se trabajará en el ajuste normativo para el incentivo tributario al ecoturismo, lo cual debe aplicarse en fincas y reservas naturales privadas y no sólo PNN.

Entre 2006 y 2009 el ingreso de divisas por turismo creció 30%; pero en mi opinión el fuerte del desarrollo turístico en el corto plazo está en el turismo nacional. Como colombianos somos más ágiles que los extranjeros para identificar los cambios en los niveles de seguridad y se espera un importante incremento en el ingreso per cápita. Además, el reto es que la actividad turística sea incluyente y sostenible en términos ambientales, económicos y socioculturales. Esto es más fácil con el turismo nacional, pues el internacional tiende a utilizar las ofertas turísticas de las multinacionales que poco dejan al desarrollo local. El potencial está identificado y para fomentar la recreación y el adecuado aprovechamiento del tiempo libre (artículo 52 de la Carta), debemos buscar el desarrollo turístico basado en el fortalecimiento de la cultura local, la conservación de la naturaleza y la arquitectura tradicional.

Buscar columnista