Por: María Claudia García

Tus pensamientos crean tu vida

Al igual que en las caricaturas todos tenemos un angelito y un diablito que nos habla todo el tiempo. El diablo interno nos habla de miedos, angustias, resentimientos, tristezas, amarguras, celos, soledad y dolor. Es ese que te hace sentir fracasado, que busca culpables ante cada situación, que critica y se centra en la frustración. Aunque nos sea difícil de reconocer, es ese que te hace sentir víctima y que todos o algunos están en contra tuya.  El angelito, en cambio, es ese que nos dice “vamos, tu puedes”, “no te preocupes”, “vamos a salir adelante”, “todo está bien”, son todos esos pensamientos que nos generan paz y tranquilidad. El diablito es el ego y el angelito es tu intuición, esa voz interna que debes escuchar, que te ayuda a percibir y a tomar decisiones serenas, calmadas y positivas. 

“Tus pensamientos crean tu vida”, hemos escuchado esta frase muchas veces, pero no muchos practicamos la habilidad de escoger nuestros pensamientos para crear unas  circunstancias concretas en nuestras vida. Lo principal que debemos hacer aunque suene difícil y angustiante es empezar a ser conscientes de lo que pensamos y de lo que estamos atrayendo a nuestro presente, al igual de lo que históricamente hemos estado atrayendo a nuestras vidas, ya sean malas relaciones, escasez, miedos o cualquier tipo de dificultad que no nos permita ser felices. Cuando soy consciente de que todas esas vivencias las he atraído con mi pensamiento, puedo reconocerme como el cocreador de mi destino y cada vez que el diablito aparezca puedo decirle: “un momento, aquí decido yo con mi intuición qué pensar sobre esta situación”.

El cerebro es un músculo que como cualquier otro debemos entrenar. Entre más lo entrenas, mejor funciona. Hemos sido educados a partir del miedo y el miedo nos paraliza. Todos nuestros problemas se derivan del miedo, miedo al fracaso, a la pérdida, a la soledad, miedo a todo. Cuando entiendo que puedo decidir transformar mis pensamientos de miedo en pensamientos positivos muchos aspectos de mi vida se regularán.

Intenta meditar acallará tu mente. No es algo que se logre de un día para otro pero poco a poco verás los resultados y verás como tu vida se serenará y fluirá  positivamente. No significa que no tendremos problemas, pero sí podremos afrontarlos de una mejor manera enfocándonos en la solución y no en la crisis. Busca instantes de silencio a lo largo del día mientras manejas tu carro o a mitad de la mañana, hacernos conscientes de nuestro cuerpo y nuestra respiración nos traerá la tan anhelada salud y paz interior, al igual que cada noche antes de acostarte escoge pensamientos positivos y pídele a tu ser supremo que desarrolle en ti la intuición para poder resolver cualquier contrariedad que estés presentando.

Vuelve a ti, a tu instante presente y busca la paz.

Espero tus comentarios en @mariaclaugarcia o [email protected].

Buscar columnista

Últimas Columnas de María Claudia García