Por: Esteban Carlos Mejía

Twitter que ladra no muerde

SE ME OCURRE QUE LOS TUITEROS de antes eran aforistas y hacían aforismos en vez de trinos.

La palabra “aforista” no está en el Diccionario de la Real Academia Española. Sin embargo, Miss Google la trae en portugués: “Pessoa que tem o hábito de citar aforismos”. Y “aforismo” es “máxima o sentencia que se propone como pauta en alguna ciencia o arte”. Gran aforista, por ejemplo, fue Oscar Wilde, lengua rápida y viperina: hoy sería un genuino favstar. Se codearía con Karl Kraus, inflexible y satírico, y con el buenazo de Gesualdo Bufalino, padrastro de todos los malpensantes. Se aburrirían, eso sí.

Porque estar en Twitter es como estar en la Plaza Botero, en Medellín, o en la Plaza de Bolívar, en Bogotá: todos hablan, nadie oye. Una chica narra, cuadra a cuadra, su viaje en taxi de la oficina a la casa. Fulano bravea al invierno. Mengano se agarra con el verano. Zutano, cuyo avatar asustaría al marqués de Sade, babosea piropos. Una nena se asombra: “Las rosquitas todavía vienen con arequipe”. Otra ya se acostumbró a la universidad. Alguien informa que no se ganó el Baloto. Otros montan la canción que están oyendo o el video que los desvela. Nadie escucha. A menos que hables de sexo. Como @Bruno_Sushtler, un tipo de Medallo que, según afirma en su perfil, tiene “sexo con hombres, no porque sea homosexual, sino para averiguar qué es lo que tenemos nosotros que enloquece a las mujeres”. O como @retrechera, una “colombian girl living in France. Get ready to read sex tweets in spanish, english, french & mixes of those 3 Only +18 please”, cuyo blog es una refinada joya de soft porno.

Caben grandes y chicos. @AlvaroUribeVel tiene 516.451 seguidores. O tenía, porque a cada minuto el número crece, para bien o para mal, para en todo caso. @JuanManSantos apenas (¿apenas?) llega a 257.243 seguidores, cosa nada rara en un país que prefiere la camorra a los buenos modales. Al coronel @chavezcandanga lo siguen 1’758.063. ¡Joder y jolines! @BarackObama se manda la friolera de 9’116.511 seguidores, aunque su cuenta es casi apócrifa, manejada por tuiteros asalariados. @benedictoxvi ya va por 72.351 seguidores y trina en tercera persona: “Nombró tres nuevos obispos para Canadá”, “almorzará con 12 jóvenes en Madrid” o “reza, estudia y escribe durante sus vacaciones”. @shakira está que sube a los cielos: 7’027.191 followers, más del doble de @juanes con sus 2’696.622 parceros.

Y se ve de todo, la verdad sea dicha. @alejodorowsky, el estrambótico escritor franco-chileno, trina igualito a @paulocoelho, el funámbulo que vende libros como empanadas, dicho con lívida envidia. Algunos tweets parecen escolios a un texto implícito. El mismo Nicolás Gómez Dávila tuitea desde ultratumba en @escolios: “La frontera entre la inteligencia y la estupidez es movediza”. Humberto López, columnista de El Mundo, de Medellín, está en mora de subir sus lacónicos “Tiros al blanco”, con los cuales ha entretenido a la clientela durante lustros. Gracias a The Twitter’s Digest, de Ricardo Bada, andaluz imbatible, me entero de los trinos más inteligentes, pugnaces y aforísticos. Pero, lo dicho: todos hablan, nadie escucha.

Rabito de paja: Oración camionera: “Virgen del Carmen, ayúdame a subir faldas y a bajar curvas”.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Esteban Carlos Mejía

Los perros duros no bailan

¿Y usted cuánto tiempo aguanta?

Si este fuera un país serio

Cuatro mujeres de armas tomar