Por: Hernán Peláez Restrepo

Ulises

Ulises fue un héroe de la mitología griega y el personaje de la Odisea, una de las obras clásicas.

Entre nosotros hay muchos Ulises, pero en el fútbol está el juez central Ulises Arrieta. No resultó propiamente un héroe en la caída de la Equidad ante el Deportivo Cali. Expulsó a dos jugadores, sancionó una pena máxima dudosa contra los aseguradores y fue increpado y criticado.

Creo siempre que los árbitros dan y quitan a los equipos, porque no son infalibles. Sin embargo, en el caso de Ulises, Equidad había enviado protestas, unas cinco, a la Comisión Arbitral, por su desempeño en partidos anteriores. La tal comisión no se tomó el trabajo de contestar y antes por el contrario, a quien no quiere caldo se le dan dos tazas. Además, cuentan que quien está manejando el asunto de nombramientos es Ímer Machado, aquel que alguna vez pidió la camiseta de Carmelo Valencia, siendo éste jugador y él juez.

Siguiendo la costumbre, Ulises, no el héroe, dejará unas fechas sin aparecer. En todo esto queda claro que el Cali no tiene velas en el entierro, que sí Equidad.

***

James, en el Real Madrid, sigue luchando contra una corriente, diría nacionalista, porque los medios madrileños presionan con escritos y opiniones para que Isco y hasta Asensio estén por delante del colombiano. Zidane, en medio de todo, en el momento de suplir a Bale le dio chance a James y éste, en el partido frente a Valencia, cumplió su papel de tal forma que salió aplaudido cuando fue reemplazado. Y se mostró feliz con el Marcelazo o el gol del lateral, que mantiene a los blancos en la pugna por el título. Veremos si en la Liga de Campeones le confirman la alternativa, como ocurre con los toreros.

***

En cambio Adrián Ramos, que salió del Borussia Dortmund en busca de mejores ocasiones, sufre en esta experiencia española el descenso del Granada. Se verá obligado a enderezar el camino y localizar otro sitio para sus condiciones goleadoras.

***

Es el momento de saludar a Flabio Torres, el técnico que con sus campañas en Once Caldas, Bucaramanga y Pasto demostró hasta hoy conocer el oficio o saber del cuento. Sus equipos exhiben orden, trabajo y ganan puntos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Dejar así

Agradable

Falta juego

Merecido

Nunca es Tarde