Por: Mario Morales

Un acto de exorcismo con Ecuador

FUE UNA ESPECIE DE EXORCISMO. Reunirnos en Quito periodistas de Colombia y Ecuador para hablar del cubrimiento de la crisis que afrontan los dos países desde el operativo contra Raúl Reyes fue un ejercicio que partió del análisis de las prácticas periodísticas y  trascendió a lo humano.

El punto de partida fue el monitoreo, durante marzo, de cinco diarios de cada país, adelantado por las universidades Javeriana de Bogotá y De las Américas de Quito.

Digamos que el análisis dejó conclusiones  coincidentes: tanto aquí como allá hubo tendencia a favorecer, consciente o inconscientemente a los respectivos gobiernos. Nos quedamos más con el registro que con el contexto. El género noticia sigue en el pedestal. Hay poco análisis.

Tienen prelación las fuentes estatales, que en la mayoría de los informes fueron única fuente, sin contraste. Reina el periodismo figurante o periodismo de declaraciones. Los hechos ya no son sagrados y sí lo son las versiones o las reacciones.

Paradójicamente escasea la entrevista, ahora reemplazada por frases cortas y  editadas, sin más. A cambio, abundan las comillas, incluso en titulares, como si no quisiéramos responsabilizarnos del enfoque informativo. También por eso las “verdades” ahora son temporales: lo que ayer fue noticia hoy ya no es cierto. Lo que alguien dijo, aún sin pruebas, manda. Tambíén está en alza el subjuntivo.

Pocos enviados especiales; para eso está la televisión y los boletines gubernamentales publicados sin el valor agregado de la mediación periodística. No hay posibilidad de verificar, sólo de citar agencias u otros medios para reproducir las mismas frases emotivas y veleidosas.

Por eso los errores. Claro, incidieron el patriotismo exacerbado, la falta de alternativas para el cubrimiento, la escasez de preguntas, la carencia de respuestas, pero muy especialmente ese requisito apenas humano de ponernos en los zapatos del otro y en la mirada del otro, más allá de la frontera, para empezar a conocernos y tratar de entendernos, como se hizo en Quito, dialogando. Hubiéramos empezado por ahí.

www.mariomorales.info

16261

2008-05-27T20:04:00-05:00

column

2008-05-27T20:04:00-05:00

none

Un acto de exorcismo con Ecuador

32

2203

2235

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

De resaca en resaca

Falta coherencia, dignidad y empatía

Sorpresas te da la vida

Sin más dilemas

Nunca entendieron