Por: Harry Sasson

Un clásico de la cocina norteamericana

Como en cualquier receta que se considere universal, el sánduche Reuben se expandió por todo Estados Unidos y ahora por el mundo.

Una de las versiones indica que fue Reuben Kulakofsky, un tendero de Omaha, Nebraska, quien lo inventó para ofrecerlo a sus amigos durante los juegos de póquer que organizaban cada semana en el hotel Blackstone, entre 1920 y 1935.

Dentro del grupo de póquer, llamado “el comité”, estaba el propietario del hotel, Charles Schimmel, quien finalmente lo incluyó en el menú para sus huéspedes.

Otra posibilidad es que haya sido Arnold Reuben, propietario del viejo Reuben Restaurant en Nueva York el inventor de este famoso sánduche, y según dicen lo sirvió por primera vez a la actriz Annette Seelos, una de las divas preferidas de Charles Chaplin y quien es ahora más recordada por ser la inspiración para este platillo que sus apariciones en el cine mudo.

Y estas son sólo dos de las muchas versiones sobre el nacimiento del sánduche Reuben. En fin, lo importante es que la receta original, la que todos conocen y que no admite discusión, es pan negro de centeno (rye bread), pastrami, chucrut, queso suizo emmental y salsa mil islas, aunque también se utiliza salsa rusa.

A partir de esta receta básica, como es natural, han surgido docenas de adaptaciones, como su famoso sánduche hermano, llamado Rachel Sandwich, con coleslow a cambio de chucrut.

Otra variante célebre es el Georgia Rubens, con pavo y coleslaw; y el Ahi Tuna Reuben, con salsa de mostaza (brown mustard) o wasabi.

Yo prefiero la receta clásica que, como ya vimos, es tan perfecta que ha generado una gran disputa por su autoría. Es un sánduche ideal para ofrecer a los amigos durante una tarde de fútbol, ahora que empieza a ponerse interesante la Eurocopa, o también para un brunch o un desayuno rápido.

Sánduche Reuben al estilo clásico

(para 4 personas)

Ingredientes

8 rebanadas de pan de centeno

400 gramos de pastrami de pavo

200 gramos de queso emmental

4 cucharadas de repollo encurtido

Mostaza americana (brown mustard)

Preparación

Unte las rebanadas de pan con suficiente mostaza, luego acomode el queso emmental y el pastrami formando capas y sobre éstas esparza el repollo encurtido. Puede calentarlo en la sanduchera hasta que dore el pan, o también en una sartén con unas gotas de aceite de oliva, presionándolo con una espátula hasta que dore por ambos lados.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson