Por: Danilo Arbilla

Un fin anunciado

El fin de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente de España se acerca.

Semanas más semanas menos deberá  llamar a elecciones. Hasta ahora  se lo reclamaba la derecha opositora, pero  en las ultimas horas son los sindicatos, sus aliados de siempre los que le piden la “dimision“ y le llaman mentiroso,  al tiempo que anuncian una huelga general para el proximo día 29, contra la ley de flexibilización del mercado laboral  que los socialistas (PSOE) aprobaron en el Congreso. Es curioso, ess norma es quizás una de las pocas medidas sensatas que Zapatero ha puesto en práctica y es seguramente la que precipitará su caida. Eso sí, la tendría que haber tomado hace  unos treinta meses atrás , cuando se avecinaba la crisis y él la ignoraba , o cuando hace un año y medio  expulsaba  de palacio poco menos que a “  punta de pie“ a los empresarios que clamaban por una ley de flexibilizacion laboral para  frenar  la creciente desocupación.

 Lo hizo ahora , un poco tarde, cuando el desempleo en España supera el 20 % ciento y es mas del doble que el promedio que alcanza  en la Union Europea.  Quizá ya no sea la salida y  esta ley  sea insuficiente para  superar el problema somo sostienen un sector del empresariado y la oposicion de derecha ( Partido Popular). Habra que esperar, dicen los mas  moderados, pero las centrales de trabajadores  ( UGT y CCOO) no estan dispuestas a hacerlo. Estan nerviosas y agitan a los trabajadores, que no quieren pasar a engrosar las filas de los desempleados y cada vez, como siempre ocurre y es natural el arbol les tapa el bosque.

 Y tambien  en este campo Rodriguez Zapatero ha hecho su “ aporte“: toda su conducta anterior en alguna medida generó expectativas que hoy alimentan esta escalada sindical, hasta extremos que pueden llevar  ,en partircular a la dirigencia, a manejarse con ficciones. El fue el primero en negar la crisis, en estar en contra de la reforma laboral y en asegurar que jamas la crisis se cargara sobre las espaldas de los trabajadores. Pura ficción y demagogia. Pero, para los dirigentes sindicales es un guante fácil de recoger , y para el trabajador, en épocas difíciles y de paro, es un mensaje al que se abrazan y en el que quieren creer. Pero la realidad  es otra; podrán hacer caer al Presidente, obligarle a que llame a elecciones, pero el tema del desempleo no se soluciona con huelgas. A veces no hay mas remedio que “vender algunas islas“.

Cuando  se buscan otro tipo de salidas alternativas - que no son las genuinas  aunque sean dolorosas-, solo se logra postergar el problema y aumentar el costo, con el sacrificio de cosas muy valiosas y  permanentes , que despues son muy dificiles de recuperar. Y en esa linea el gobierno de Zapatero, salio a buscar afuera ,  en nuestra América especialmente, pero tambien en Africa y Medio Oriente,  ese tipo de soluciones para  tapar los agujeros de adentro . Para eso no dudo en sacrificar  lo que sea y mirando iintereses empresariales, comerciales y bancarias- “ estratégicos“ como lo han dicho sus voceros , en particular su inefable canciller  Miguel Angel Moratinos- hizo y aun hace las genuflexiones que sean necesarias ante personajes como los Castro,Chávez, Obiang y otros de similar estatura. Muy triste, y al final, ¿ para qué?

Jose Luis Rodriguez Zapatero llegó al gobierno de España  producto de una catástrofe: el atentado terrorista del 11M. De otra forma quizás nunca lo hubiera conseguido. Sin embargo sí es el artifice de su propio fracaso. Ese mérito nadie se lo puede quitar.Su fin parece muy próximo.Será bueno para España.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Danilo Arbilla

Ficciones

El invierno bolivariano

Se los quieren robar

Tomando nota

La commedia è finita