Por: Columnista invitado

Un paso gigante hacia la clasificación

Hubo que esperar mucho tiempo, muchos días y muchos partidos para que la selección de Colombia esté presente otra vez en una fase final del Mundial.

Atrás quedaron 16 años de angustias y fracasos. 16 años viendo la fiesta a través de la ventana, quedando cortos en méritos para ser invitados a vivirla en persona. Tres Campeonatos Mundiales consecutivos con el sabor diferente que da el no saberse parte de la fiesta.

Era apenas lógico que la expectativa, la ansiedad y hasta la incertidumbre rodearan al equipo de cara a su reestreno con una nueva generación que, si bien exitosa en juveniles y de gran actuación en la eliminatoria suramericana, nunca había sentido la presión de jugar en una Copa del Mundo.

Pero no hablo únicamente del grupo de jugadores y el cuerpo técnico, éste sí con una experiencia importante en este tipo de citas, me refiero también a los hinchas que vistieron de amarillo el estadio Mineirao, de la ciudad de Belo Horizonte, muchos de los cuales vieron por última vez a la selección de Colombia en un Mundial cuando aún eran unos niños y que merecían una alegría como recompensa a su masiva e impactante asistencia.

Pero todo el nerviosismo quedó atrás con la gran actuación de la selección nacional frente a una Grecia que antes del juego aparecía como una muralla. El fútbol de la tricolor fue vistoso, solidario y sacrificado. Los goles de Pablo Armero, Teófilo Gutiérrez y James Rodríguez construyeron más que una victoria: construyeron una ilusión.

Porque sí, Colombia puede soñar. Este gran estreno así lo permite. La clasificación a la siguiente fase del Mundial de Brasil está más cerca, pues con los tres puntos se empieza a labrar el camino hacia los octavos de final sembrando en la confianza que representa comenzar ganando, en el ahorro que significa para las próximas dos citas el haber logrado un triunfo en el primer compromiso.

El sábado se dio un paso gigante hacia la clasificación. Ahora hay que seguir caminando.

 

* Gustavo Alfaro

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Remar para el mismo lado

El hambre no importa

Dosis de aprovisionamiento

Estancamiento secular revisitado