Por: Harry Sasson

Un postre poderoso

La mantequilla de maní es un alimento muy antiguo. Ya se conocía en las culturas precolombinas mayas y aztecas, que la utilizaban como base para salsas y moles.

Mucho tiempo después, a finales del siglo XIX, comenzó a comercializarse en Estados Unidos como suplemento alimenticio para personas sin dentadura, y de allí pasó a formar parte de la alacena tradicional norteamericana. De hecho, uno de los bocadillos más célebres de la cultura gringa, elemento común en las loncheras de colegio, es el sánduche de pan de molde con mantequilla de maní y mermelada. También en el sudeste asiático es común, especialmente como ingrediente para salsas picantes en conjunto con jengibre y limonaria. Existen diferentes clases de mantequillas, unas de maní hervido y otras de maní tostado, algunas completamente naturales y aquellas con adición de alguna grasa para volverlas más untuosas y estabilizantes para que no se separen… En fin. Esta semana incluiremos este poderoso alimento en un postre atrevido, novedoso, tentador y muy, pero muy rico.

[email protected] / www.harrysasson.com

INGREDIENTES

PARA LOS MERENGUES:

4 claras de huevo
115 gramos de azúcar granulada
115 gramos de azúcar pulverizada

PARA LA CREMA DE MANTEQUILLA DE MANÍ:

1/2 taza de queso crema
1/3 de taza de mantequilla de maní
1/4 de taza de azúcar morena
1/2 taza de crema de leche batida a punto de chantilly

PARA LA SALSA DE CHOCOLATE:

3/4 de taza de crema de leche
3/4 de taza de cobertura de chocolate semiamargo finamente picada

PREPARACIÓN

Para el merengue, bata las claras de huevo hasta que comiencen a formar punto de nieve. Con el motor encendido pero más lento integre el azúcar granulada hasta que la mezcla esté brillante y seca. Apague el motor y sobre el mismo recipiente tamice el azúcar pulverizada en tres tandas incorporando con una espátula. Vierta sobre un silpat, dé la forma que prefiera (siempre plano) y lleve al horno a 250° F durante una hora. Mientras tanto, para la crema mezcle la mantequilla de maní con el queso crema con ayuda de un batidor, y con una espátula incorpore de forma envolvente la crema batida. Refrigere. Para la salsa de chocolate, lleve la crema de leche a fuego medio y cuando esté a punto de hervir agregue el chocolate, mezcle bien y retire. Monte justo antes de servir: primero una base de merengue, luego una capa de crema, cierre con merengue y bañe con la salsa. Decore con virutas de chocolate.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson