Por: Mario Fernando Prado
Sirirí

Un problema de nunca acabar

De las hectáreas que reconoce el Gobierno que están sembradas de coca a noviembre del año pasado, 97.190 están ubicadas en el sur de nuestro país, o sea, un poco más del 57 %.

Su distribución es como sigue: en el Cauca, 17.117; en Nariño —primer productor nacional—, 41.903; en Putumayo, 26.408, y en Caquetá, 11.742 hectáreas. La razón no es otra que la cercanía, la facilidad de acceder al océano Pacífico y la falta de una vigilancia más estricta. Por ejemplo, los submarinos artesanales están alcanzando un alto nivel de sofisticación.

Pero hay algo más grave y es que el 47 % de la coca está sembrada en las llamadas zonas protegidas conformadas por las reservas forestales, parques nacionales naturales, las tierras de comunidades afros y los resguardos indígenas, regiones en las que la erradicación es bien difícil y hasta imposible.

Así las cosas, ¿cuándo vamos a acabar con tales sembradíos? El día de San Blando, que no tiene cuándo, porque a punta de las erradicaciones voluntarias y las forzosas, lo que se arranca se resiembra en un alto porcentaje, constituyéndose en un canto a la bandera y, si quieren más, en un pajazo mental.

Por otra parte, la aspersión aérea es mucho más complicada de lo que pensamos y no es probable que se reinicie prontamente, como propone el Gobierno como única solución efectiva. Los pasos que hay que seguir, además de dispendiosos y engorrosos, tienen en entredicho la viabilidad de su logro en este año y no sería raro que se enredara definitivamente.

Mientras crecen las presiones internacionales para mostrar resultados convincentes, aumenta la expansión de las siembras a departamentos como el Valle, que ya está padeciendo en sus montañas del sur la desgracia de este flagelo con la violencia disparada, los ajustes de cuentas, la inseguridad y la cultura del narcotráfico, que carcome y pudre a una sociedad demasiado frágil como para no dejarse permear.

Triste panorama el que nos espera en este 2020, aunque repitamos como loros: ¡Feliz año nuevo!

899023

2020-01-10T00:00:50-05:00

column

2020-01-10T00:30:02-05:00

[email protected]

none

Un problema de nunca acabar

27

2140

2167

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Los “tapabocas” de la vergüenza

¡Así se hace, presidente!

Popayán 1556-2020

Ni abrazos, ni besos, ni caricias...

Los trapiches y el ron artesanal