Sirirí

Un problema de nunca acabar

Noticias destacadas de Opinión

De las hectáreas que reconoce el Gobierno que están sembradas de coca a noviembre del año pasado, 97.190 están ubicadas en el sur de nuestro país, o sea, un poco más del 57 %.

Su distribución es como sigue: en el Cauca, 17.117; en Nariño —primer productor nacional—, 41.903; en Putumayo, 26.408, y en Caquetá, 11.742 hectáreas. La razón no es otra que la cercanía, la facilidad de acceder al océano Pacífico y la falta de una vigilancia más estricta. Por ejemplo, los submarinos artesanales están alcanzando un alto nivel de sofisticación.

Pero hay algo más grave y es que el 47 % de la coca está sembrada en las llamadas zonas protegidas conformadas por las reservas forestales, parques nacionales naturales, las tierras de comunidades afros y los resguardos indígenas, regiones en las que la erradicación es bien difícil y hasta imposible.

Así las cosas, ¿cuándo vamos a acabar con tales sembradíos? El día de San Blando, que no tiene cuándo, porque a punta de las erradicaciones voluntarias y las forzosas, lo que se arranca se resiembra en un alto porcentaje, constituyéndose en un canto a la bandera y, si quieren más, en un pajazo mental.

Por otra parte, la aspersión aérea es mucho más complicada de lo que pensamos y no es probable que se reinicie prontamente, como propone el Gobierno como única solución efectiva. Los pasos que hay que seguir, además de dispendiosos y engorrosos, tienen en entredicho la viabilidad de su logro en este año y no sería raro que se enredara definitivamente.

Mientras crecen las presiones internacionales para mostrar resultados convincentes, aumenta la expansión de las siembras a departamentos como el Valle, que ya está padeciendo en sus montañas del sur la desgracia de este flagelo con la violencia disparada, los ajustes de cuentas, la inseguridad y la cultura del narcotráfico, que carcome y pudre a una sociedad demasiado frágil como para no dejarse permear.

Triste panorama el que nos espera en este 2020, aunque repitamos como loros: ¡Feliz año nuevo!

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.