Por: Enrique Aparicio

Un sueño que terminará el 15 de septiembre

La actriz es Cassini, la “madre”, la nave espacial que llevó al espacio a su “hijo”, la sonda Huygens, y que la semana próxima se sacrificará para dar sus últimos datos y fotos a la humanidad.  Su misión terminará en el cielo de Saturno donde Cassini quedará destruida al penetrar la atmósfera del segundo planeta más grande de nuestro sistema solar, esto es si logra pasar con éxito 22 veces los anillos del planeta y evadir las partículas de hielo que con facilidad podrían destruirla.  Sin embargo los sabelotodo de la NASA encontraron una especie de túnel donde la nave puede pasar sin peligro para alcanzar la atmósfera del planeta y destruirse, no sin antes mandar la última información al equipo del planeta Tierra.  Esto ocurrirá el 15 de septiembre próximo, en lo que ha sido titulado como “El gran final”.

Una despedida que será acompañada por un equipo de gente que estuvo a cargo del control de la nave durante la módica suma de 20 años, repito 20 años. A muchos se les nota que el tiempo ha pasado, pero en su hablar y expresar la experiencia vivida, se les ve vida, añoranza por todo lo que pasó y va a pasar (VER YOU TUBE).  Se trata de una novela que llega a su final, no sin sufrir traspiés y angustias a los que hubo necesidad de hacerles frente. 

Dediquémosle un momento al “hijo” de Cassini, la sonda Huygens, que hoy yace inerme en la luna más importante del gran planeta, Titán.  Según dicen los que saben, allí se reúnen condiciones que podrían llevar a pensar en la existencia de algún tipo  de vida, que no necesariamente tiene porqué parecerse al zoológico de nuestro planeta.

La sonda fue bautizada con el nombre de un científico holandés que en 1600 fabricaba los mejores telescopios, dominando el arte del pulimiento de lentes así como la astronomía.  Huygens aterrizó en Titán mediante un paracaídas y contaba con baterías para cuatro horas para poder trasmitir la información y fotos que recopilara a la nave madre, que a su vez los enviaría a uno de los centros de control en la Tierra.  Huygens se desprendió de Cassini el 25 de diciembre de 2004 y aterrizó el 14 de enero de 2005 en la luna Titán.

 

Tuve la suerte, y de ahí mi motivación por escribir esta nota, de conocer muchos detalles sobre la misión Cassini-Huygens, una colaboración entre la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Italiana (ASI), gracias a mi vecino, un científico alemán amigo nuestro que se ha retirado recientemente de las actividades espaciales como parte del equipo de la ESA.  Tuvo la paciencia y el tiempo para dedicarme unas horas y explicarme las implicaciones de una misión que terminará la semana próxima.

Básicamente nuestro científico estuvo de acuerdo que el ciudadano de a pie no ve más allá (sin ofender) de un aparato que costó millones y que después de un tiempo largo o muy largo como en este caso, terminó estrellándose en el planeta que estudió. Y hasta ahí llegó el cuento.  Sin embargo añadió varios argumentos que para mí tiene razón, aun sin olvidar a los críticos por el destino de dineros que han podido beneficiar a problemas económicos terrenales, pero la idea de buscar nuevas formas de vida, la búsqueda del universo donde está el origen de donde venimos, nuestra posición como planeta en el concierto interestelar de energías, sin olvidar que cada uno de estos proyectos trae innovaciones que seguramente solo podremos ver dentro de muchos años son una tendencia imposible de detener. En otra escala, en otros tiempos, los descubridores de nuevos mundos, nuevas rutas de comercio y nuevas experiencias tenían claro el sentimiento de descubridores.  No podemos negar ese deseo y tendencia a descubrir para evolucionar, el punto es poder hacerlo con una intención honesta.  Bueno, bueno, estamos de acuerdo en que parece bastante inocentona la frase, pero hay algo de karma en todo esto: si la idea es descubrir para destruir, eso mismo terminará pasándonos factura.

En la línea del tiempo: en 1982 nació la idea de explorar Saturno y sus lunas. En 1989 se autorizaron los fondos.  El  15 de octubre de 1997 se lanzaron al espacio la nave espacial Cassini y la sonda Huygens.  En el 2004 llegaron a Saturno.  Originalmente la misión terminaría en el 2008 pero se fue ampliando hasta el 2017.  Y termina el 15 de septiembre próximo.

He incluido un video corto de la Nasa, en español, que explica la misión. Para los lectores que quieran saber más, la web de la NASA dedicada al “Gran Final” tiene la información pertinente en inglés.

Video.

 

Que tenga un domingo amable.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Enrique Aparicio

El circo romano

Un alumno agradecido

La inmortalidad faraónica

La pelea del balde

Verona y los senos de Julieta