Por: Cartas de los lectores

Un tema traspapelado

Un tema traspapelado

En medio de la tormenta previa al resultado de la elecciones presidenciales norteamericanas, salió en El Espectador la columna de Julián López de Mesa Samudio “Universidad: de frente a los ránquines, de espaldas al país” (03-11-16), la que leí con atención y con la preocupación de que un tema de tanta importancia haya quedado sepultado. Es el riesgo de escribir sobre aspectos que no corresponden al monotema del día llevados hasta el cansancio, quizá con la esperanza de llamar la atención y la reflexión de los lectores.

La columna mencionada aborda con claridad una situación que es palpable en las universidades (públicas y privadas), relacionado con la casi obsesión de figurar en los ránquines, con todo el tiempo de dedicación que, desde el punto de vista de la alta tecnología, conlleva para cumplir los estándares internacionales establecidos por fuera de nuestras realidades y calcados por algunas universidades que cuentan con esas posibilidades presupuestales y de talento, y también por Colciencias, que ha olvidado el concepto de región.

Es lo mismo que pasa con los famosos procesos de calidad, donde los funcionarios se la pasan diligenciando formatos y buscando la “evidencia” para dejar de lado lo fundamental: la atención correcta al usuario —en este caso el estudiante— de acuerdo con su cargo. De tal manera que una cosa dicen los formularios y otra lo que pasa con la misión y visión. Qué contradicción, mentira, hipocresía, convertidos en los máximos valores, con tal de aparentar, aparentar y aparentar.

Y sin embargo, el estímulo a grupos de investigación, a equipos formados con las uñas para las publicaciones, son los de mostrar sí, pero cuando surgen visitas institucionales, donde los llenan de lisonjas. En realidad, los sistemas de acreditación deberían estar más enfocados al papel que cumple la universidad en cada región y allí sí mida el impacto, los cambios cuantitativos y cualitativos. Porque si se cumple con la normativa para las visitas de rigor frente a una realidad regional ignorada, abriéndose cada vez la brecha entre la academia y la sociedad, algo huele mal en alguno de los lados.

¿Y qué pasa con los futuros profesionales? Allanándoles el camino para convertirlos en tiranos, pues aplicarán en su quehacer profesional lo que vieron.

Ana María Córdoba Barahona. Pasto. 

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

¿Y dónde están ellos?

Personaje tóxico

Dos cartas de los lectores

¿Quién está detrás de la marcha estudiantil?