Por: Luis Fernando Montoya

Un título más

“Un equipo es como un reloj: si se pierde una pieza, todavía es bonito, pero ya no funciona igual”: Ruud Gullit.

El inicio de la fase de grupos de la Copa Libertadores de América convoca a los equipos colombianos participantes: Atlético Nacional, Atlético Júnior, Independiente Santa Fe y Millonarios, a hacer una excelente campaña para traer a nuestro país un nuevo título luego de los dos conseguidos por el Atlético Nacional y el de Once Caldas, porque hay con qué conquistarlo.

En el fútbol, como en la vida, los objetivos se van logrando paso a paso, con fe, disciplina, compromiso, trabajo en equipo y una mentalidad fuerte para manejar los momentos de triunfo y los de la derrota.

El torneo de este año tiene un alto grado de exigencia por la participación de muchos equipos que ya han ganado este certamen y han conformado nóminas competitivas para conseguir el máximo galardón.

Grupo 2: Atlético Nacional, Bolívar, Colo-Colo y Delfín, grupo para que Nacional pueda hacer un buen papel, por nómina e historia, y pasar a la siguiente ronda. Deberá consolidar su juego y su nómina para no tener sorpresas como en el certamen pasado, en el que se fue eliminado rápidamente.

Grupo 4: Independiente Santa Fe, Emelec, River Plate y Flamengo. De máxima exigencia. Con la nómina de los cardenales, buena en calidad y cantidad, tienen con qué hacer una excelente competencia.

Grupo 7: Millonarios, Corinthians, Deportivo Lara e Independiente de Argentina. Es un grupo de un grado de dificultad mayor, donde Millonarios debe ratificar su buen momento futbolístico. Debe demostrar que lo técnico, lo táctico, lo físico y lo mental están muy compenetrados con el trabajo que ha hecho y que lo llevó a ser el campeón de Colombia.

Grupo 8: Atlético Júnior, Boca Juniors, Alianza Lima y Palmeiras. Júnior conformó una de las mejores nóminas para enfrentar con altura dicha competencia. Su afición espera mucho. Debe trabajar con convicción y compromiso real para no pasar afugias como en la fase anterior.

En la Copa no hay que subestimar ni sobrevalorar a ningún contrincante y hay que prepararse de la mejor manera, incluyendo lo mental, que es clave para poder conseguir la cuarta Libertadores para Colombia.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya