Por: Cartas de los lectores

Una aclaración de Bibo

Al corrector del afiche Nº 7 de la serie Bibo, entregado el domingo 10 de noviembre junto con el periódico, se le pasó un error en el tema “¿Cómo se extraen los combustibles fósiles?”, al dejar la misma información para el gas natural y para el petróleo, información que es inexacta.

José Eliécer Ahumada.

Avanza la paz

El segundo punto acordado en La Habana sobre los diálogos de paz ha aumentado creyentes, optimismo y reafirmación de importantes dirigentes de países y de instituciones con la esperanza y el compromiso irreversible de alcanzar el magno y necesario objetivo: LA PAZ.

Esto debido al acuerdo número dos, que trata de la participación política, de suma importancia porque garantiza la dejación de armas y el ejercicio político mediante el estatuto de la oposición, verdaderamente democrático y participativo, sobre la base del respeto por la vida y el libre pensamiento.

Constituir una nueva democracia con partidos que surjan del pacto de la paz con circunscripciones nacionales para la Cámara.

No repetir la miserable y cruel matanza de los nuevos movimientos, como ocurrió con la Unión Patriótica. Buscar caminos redentores para la ciudadanía en cuanto a sus derechos y garantías. Convertir a Colombia en un país progresista, incluyente.

No más corrupción electoral, para lo cual se encargará una misión de expertos para constituir un régimen electoral sano. El fiel cumplimiento de lo pactado tendrá un férreo accionar de veedurías en el posconflicto. Todos los acuerdos firmados deberán ser políticas de Estado. Los reconocidos guerreristas y ventrílocuos, que tienen como bandera el conflicto armado para capturar ingenuos y permanecer en el lodazal de la corrupción, se allanarán a la paz por conveniencia.

La inteligencia ha dicho: no más desangre humano ni gastos inútiles, abracemos la paz.

Ómar Muriel. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

El malestar en Francia e Inglaterra

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

No es la universidad, es la educación